domingo 27 de septiembre del 2020

   

Ahora

A diferencia del Gobierno porteño| La Provincia pide esperar que bajen los casos para flexibilizar la cuarentena

 

El ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés Larroque, expresó hoy que se debe ser «muy prudentes» en cuanto a una posible apertura del aislamiento social y obligatorio por el coronavirus y advirtió que «si los casos se disparan, no hay logística que alcance».

«No podemos relajarnos porque si bien hay un amesetamiento, los contagios han crecido bastante y tenemos que ser muy prudentes», remarcó el funcionario en declaraciones radiales.
El ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés Larroque, expresó hoy que se debe ser «muy prudentes» en cuanto a una posible apertura del aislamiento social y obligatorio por el coronavirus y advirtió que «si los casos se disparan, no hay logística que alcance».

«No podemos relajarnos porque si bien hay un amesetamiento, los contagios han crecido bastante y tenemos que ser muy prudentes», remarcó el funcionario en declaraciones radiales. De este modo, la Provincia volvió a diferenciarse del Gobierno de la Ciudad que ante una estabilización de los casos evalúa habilitar algunas activides más de baja incidencia.

«Estamos ante un virus muy potente con una feroz velocidad de contagio. La única herramienta que tenemos es el aislamiento y la conciencia de la sociedad», sostuvo.

Larroque analizó que en los barrios vulnerables «las condiciones para afrontar la enfermedad son más complejas desde el plano sanitario como desde el social».

Por último, detalló que el establecimiento temprano de la cuarentena permitió no sólo ganar tiempo para preparar al sistema sanitario sino también al de asistencia social y dijo que «ahora estamos mejor preparados para organizarnos con los intendentes y las organizaciones comunitarias».

En la misma línea se expresó el viceministro provincial de Salud, Nicolás Kreplak, quien afirmó que se deben adoptar medidas para lograr que «cambie la tendencia» de suba de contagios y evitar un eventual colapso en el sistema hospitalario.

«Estamos con más casos que algunas semanas y hay que hacer algo para que la tendencia cambie. Antes de flexibilizar tenemos que lograr que bajen los casos», destacó el funcionario esta mañana.

Kreplak estimó que la razón por la cual aún «no explotó tanto» el número de contagios es porque desde el Estado se logró «apagar rápido cada pequeño foco».

El viceministro manifestó que «la curva sube, tiene un pico y baja», y añadió que «empieza a bajar cuando por cada persona que se contagia hay menos de una persona contagiada». No obstante, remarcó que no se está viendo eso, «sino que por cada persona que se contagia, se infectan dos».

Entre el sector privado y el público, en territorio bonaerense hay unas 4.400 camas de terapia intensiva, «de las cuales 1.700 están ocupadas por pacientes con todo tipo de enfermedades y 212 por pacientes de Covid-19», precisó.

Al respecto, planteó que «el sistema de salud todavía tiene un margen de camas sin utilizar, pero empieza a estresarse y a tener cada vez más pacientes».

«Si uno ve de 15 o 20 días para atrás con respecto ahora, tenemos muchos más casos y no hay razones que nos hagan pensar que no vaya a seguir así», continuó y vaticinó que esa tendencia «generaría que el sistema de salud llegue a lo que pasó en otros países del mundo y de América Latina y que es bastante preocupante».

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter