miércoles 18 de mayo del 2022

   

Ahora

Advierten por el impacto económico mundial de la guerra entre Rusia y Ucrania

 

La invasión rusa en Ucrania podría causar una pérdida en la economía mundial de US$ 1 billón en su producto bruto y agregar 3% al promedio inflacionario de este año, según una publicación del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (Niesr) de Inglaterra.

De acuerdo con las estimaciones de la institución, se prevé que el conflicto en Ucrania podrá causar una pérdida de 0,5% en 2022 y 1% en 2023 en el Producto Bruto Interno (PBI) global. El impacto en el PBI sería aún mayor en el caso de Estados Unidos y la Eurozona, donde la crisis podría causar una pérdida de 1,5% del PBI en 2022.

«La guerra en Ucrania representa un desafío para la economía global con sólo un pocos ganadores –los exportadores de energía- y muchos perdedores», subraya el informe.

Los países desarrollados, y en especial Europa, resultarían especialmente afectados debido a su dependencia y sus vínculos de intercambio con la energía y los alimentos rusos, mientras que las economías emergentes recibirían un menor impacto.

Es tal el vínculo con Rusia que en países como China, Estados Unidos, Alemania, Francia e Italia las importaciones de dicho país representan entre 1% y 3,7% de sus economías.

En el caso de Rusia, la guerra y las consecuentes sanciones económicas generarían una pérdida en el PBI de 1,5% en 2022 y de 2,6% para 2023, pese a las mayores ganancias que recibiría de sus exportaciones de gas y petróleo, con un índice inflacionario que se estima que siga escalando y supere el 20% anual durante este año y un rublo que se devaluaría en un 70%.

Si se prohibieran las importaciones de gas y petróleo rusos, las consecuencias económicas para Moscú serían aún más severas, aunque Occidente también tendría que cargar con un incremento en el costo de la energía y mayores posibilidades de recesión.

En el caso europeo, la dependencia del gas ruso ronda entre el 0% en España y el 40% en Alemania e Italia, y si bien el continente podría invertir en infraestructura portuaria para importar gas liquido y en energías verdes, el proceso demandará tiempo.

En ese sentido, se espera que la guerra traiga como efecto una menor confianza en los mercados financieros y un agravamiento de las presiones inflacionarias en todo el mundo, al ser Rusia y Ucrania importantes proveedores de commodities, incluyendo titanio, paladio (cuya producción mundial es liderada por Rusia), fertilizantes, maíz y trigo.

Los problemas en las cadenas de suministro de los metales podrían afectar especialmente a la industria automotriz, aeronáutica y de celulares.

En el caso del trigo, más de un cuarto (25,4%) de las exportaciones mundiales provienen de ambos protagonistas de la guerra, de acuerdo con el Departamento de Agricultura estadounidense, mientras que Rusia es el principal exportador de gas natural y provee casi el 10% del petróleo del mundo.

Asimismo, casi el 80% de las exportaciones de aceite de girasol, y un quinto de las de maíz provienen de Ucrania y Rusia.

El informe estima que, con el conflicto, la inflación en Estados Unidos pasaría del 4,6% en 2022 y 2,5% en 2023 a 7,1% y 3,5%, respectivamente; mientras que en la Eurozona ahora se prevé que sea del 5,5% y 2,1%, en lugar de 3,1% y 1,3%.

Por su parte, el informe subrayó el dilema que generará la guerra en los bancos centrales del mundo, ya que deberán escoger entre acelerar o retrasar los aumentos en sus tasas de interés para poder combatir la creciente inflación, y, al mismo tiempo, enfrentar una desaceleración en la actividad.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter