sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

Carrió no sabe de dónde sale la plata de Lousteau “para tantos carteles”, pero dice que igual lo vota

 

En un acto con el que inauguró formalmente su campaña, la precandidata presidencial de Cambiemos, Elisa Carrió, pronosticó que triunfará en las PASO sobre sus competidores internos, Ernesto Sanz y Mauricio Macri, “sin propaganda, sin afiches y sin sobresalir”.

“Creo que puedo ganar, así sin propaganda, sin afiches, sin sobresalir”, evaluó Carrió y, si bien dijo estar dispuesta a participar de un debate con Macri y Sanz, dio a entender que no sería conveniente para sus contrincantes: “Yo soy muy fuerte, traspaso el televisor”.

Sobre el escenario del Palacio San Miguel del centro porteño, sentada en una silla por encontrarse todavía débil, la líder de la Coalición Cívica inauguró formalmente sus actividades de campaña, auguró que “el próximo presidente no va a ser nadie del PJ” y cuestionó a los candidatos que no tuvieron “dignidad” y se “arrastraron”.

En lo que pareció el único párrafo dedicado a la elección porteña, Carrió pidió a la dirigencia que “no haga fraude y no ensucie a las personas honestas”, pero también juzgó que en ECO (el frente que postula a Martín Lousteau y enfrentará al PRO el 19 de este mes) “también hay que investigar de dónde sale la plata para tantos carteles”.

“Obviamente voy a votar a Lousteau, pero ahora ya estoy dedicada a mi campaña”, aseguró Carrió y agregó que está “saliendo a recorrer el país rumbo al norte y solo voy a detener mi campaña para asistir a la sesión del miércoles y para venir a votar el domingo 19”.

Sobre el final de su discurso, aceptó sacarse fotos con sus seguidores pero les pidió: “No me toquen que no estoy para recibir mucha energía, mejor nos damos un beso en la mejilla, pero no me toquen”, pidió.