domingo 23 de abril del 2017

   

Ahora

Cavallo pide un monumento

 

A 15 años del 19 y 20 de diciembre del 2001, el ex ministro de Economía Domingo Cavallo negó hoy tener responsabilidad en la caída del gobierno de Fernando De la Rúa, y aseguró que deberían hacerle “un monumento” por poner en juego su “prestigio” y el “apoyo” que tenía.

“No, en absoluto. Me tendrían que hacer un monumento por haberme jugado todo el prestigio que traía y todo el apoyo que tenía. Las encuestas de popularidad daba que era una de las personas con mayor apoyo de la gente, y todo el mundo me pedía que ayudara al Gobierno de De la Rúa”, señaló.

En declaraciones a radio Nacional, el también ex funcionario de la Alianza afirmó además que luchó “para que De la Rúa pudiera cumplir con su mandato”, y atribuyó interrupción del mandato a que el Fondo Monetario Internacional “quitó el apoyo en un momento crítico”.

En ese marco, reiteró que la crisis política de ese año fue “un golpe institucional” y celebró que “ahora recién hay personas capaces y valientes que salen a reconocerlo”.

“Lo peor es que no fue solo para hacerse del poder, sino para cometer el mayor robo del siglo, porque le robaron el 75 por ciento a todos los que tenían ahorros en dólares en el sistema bancario para regalárselo a los grandes empresarios y a los grandes deudores. Fue un desastre, fue una tragedia para los argentinos”, expresó.

Cavallo cuestionó con dureza al ex presidente Eduardo Duhalde, a quien tildó de “idiota útil”, y dijo que la salida de la convertibilidad fue impulsada por “los que estaban endeudados en dólares y que tenían como vocero a (José Ignacio) De Mendiguren.

Además, aseguró que a Raúl Alfonsín “lo engañaron” para que “en vez de apoyar el Gobierno de su partido, creyera que la solución era ponerlo a Duhalde”.

“Todos ellos habían apoyado a la convertibilidad. Ninguno de todos los que ahora cuestionan aquellas medidas, ninguno había propuesto salir”, añadió.

Domingo Cavallo fue el último de los ministros de Economía de la gestión De la Rúa, y renunció el mismo jueves 20 de diciembre, horas antes de la dimisión del ex Presidente.