domingo 20 de agosto del 2017

   

Ahora

“Estamos en huelga general hace cinco días, con una paralización total de la actividad y asambleas”

  • Foto: gentileza El Tiempo de Azul
  • Foto: El Ciri

La empresa de Cerámica San Lorenzo anunció el despido de más de 100 trabajadores en su planta de Azul, que representa un tercio de los empleados. Ante esta situación, la Federación Obrera Ceramista inició un paro total en el establecimiento productivo, con un paro de cuatro horas por turno en las plantas del mismo grupo empresario ubicadas en Puerto Madryn (Chubut), en San Juan y Villa Mercedes (San Luis).

“Los trabajadores ceramistas defenderemos nuestros puestos de trabajo frente a los avances del capital que pretenden retroceder en el tiempo y condenar a las familias obreras a una vida de miseria. Convocamos a toda la sociedad a resistir el ajuste que pretenden hacer estas empresas internacionales que se han beneficiado durante décadas del esfuerzo de las familias trabajadoras de Argentina”, aseguraron en la Federación Obrera Ceramista a través de un comunicado.

El secretario general del Sindicato Ceramista de Azul, Hugo De Franchi, aseguró “que la empresa en Azul quiere hacer una reestructuración productiva, paralizar dos plantas y elabora un producto con bajo costo y alta rentabilidad”.

De 370 trabajadores, la planta queda con 220. Al menos 120 fueron despedidos y otros 30 se fueron por un proceso retiro voluntario que no fue avalado por la organización gremial.

En diálogo con Radio del Plata, De Franchi denunció que “los nuevos directivos tienen una política de achique de costos a cualquier precio y lo demuestran en los hechos. Nosotros estamos siendo acompañados por los trabajadores de la planta de San Luis, de San Juan y de Puerto Madryn, ellos también entienden que la empresa no va a tener límites en la reducción del personal”.

Nosotros estamos en huelga general hace cinco días, con una paralización total de la actividad y asambleas en la empresa”, anunció el delegado gremial.

Además se mostró sorprendido por la invisibilización de la situación de los trabajadores. “Tuvimos poco acompañamiento del ministerio de Trabajo de la Nación” que conduce el macrista Jorge Triaca.

“De una vez por todas el conflicto debe tener una trascendencia nacional para que alguien se haga eco de esta situación penosa que está pasando 120 familias en una ciudad como Azul que escasea muchísimo el trabajo”, cerró.