viernes 28 de julio del 2017

   

Ahora

Mensaje de un nene tras el cierre de una empresa: “Nuestros padres se quedan sin trabajo, piensen en nosotros que somos niños”

Un pueblo entero está siendo derrumbado por la crisis económica tras el cierre de una empresa. Es en Quilpo, ubicado 160 kilómetros al noroeste de la capital de Córdoba, en el departamento Cruz del Eje. Decenas de familias quedan en la calle, los niños piden por su escuela y el panorama es sombrío.

El abogado Pablo Olmos contó la desesperante situación que están atravesando los vecinos y vecinas del lugar.

“Toda la población de Quilpo se desarrolló en torno a esta fábrica, que ya tiene su tiempo y que ha pasado por varias manos. Originariamente estaba en manos de Fortabat, luego la tomó Cefas y en el último tiempo se vendieron acciones a empresas mexicanas”, relató Olmos en diálogo con Víctor Hugo Morales.

“El año pasado hubo una primera parte de despidos, y hace una semana terminaron de despedir a los otros 70. Toda la población, la escuela, el club y la Iglesia están dentro del inmueble de la empresa. Ya comenzaron a demoler todo“, agregó y detalló: “De la iglesia solo queda la cúpula, pero adentro está desmantelada, le sacaron los mosaicos y puertas”.

quilpo7

Los nenes de la zona piden por su escuela. “Ahora no sabemos cómo hacemos para vivir, cómo hacemos para ir a la escuela”, dice uno de los menores entre carteles que piden evitar el cierre de la cantera.

Finalmente, otro de los chicos envía un fuerte mensaje al gobierno provincial y a la Casa Rosada: “Nuestros padres se quedan sin trabajo, piensen en nosotros que somos niños”.