sábado 17 de noviembre del 2018

   

Ahora

Como en 2001: por la crisis, aumentan las consultas para irse del país

 

La crisis económica y social ha generado un aumento de las consultas para emigrar del país y si bien prefieren España e Italia, también eligen otros destinos.

“Notamos un crecimiento de consultas con intención de emigrar, casi a los mismos índices de los años 2001 y 2002”, explicó al diario La Capital Leandro Zaccari, presidente de la Fundación Migrantes y Refugiados Sin Fronteras, una organización no gubernamental que trabaja estas temáticas desde 1997.

En ese marco, las instituciones que brindan asesoramiento para radicarse en el extranjero, la actividad creció a ojos vista. Comienzan con la homologación de títulos universitarios, trámites para ciudadanía y posibilidades laborales en el destino

“En 2001, la gente se iba casi con desesperación, sin tener los documentos en regla; hoy lo hacen más tranquilos, pero sí hay un crecimiento muy importante de las consultas”, comentó Zaccari.

Desde el Istituto Nazionale Assistenza Sociale (Inas) que brinda asesoramiento para italianos y descendientes, Marcela Parello enfatizó que “en la actualidad hay mucha demanda para tramitar la ciudadanía y lo primero que nos dicen es que se van”.

Dijo además que la nacionalidad italiana opera de salvoconducto para después partir hacia otros destinos como España, Nueva Zelanda, Australia y Londres, antes de que cambien sus normativas.

En el programa “Me Levanté Cruzado”, por FMI Cielo 103.5, dos jóvenes con menos de 30 años contaron sus experiencias, una realidad que hoy los lleva al exterior.

Según explicó Ramiro, “lamentablemente en estos últimos tres años hemos tenido unas políticas de vaciamiento y de desinterés por parte del gobierno nacional que a algunos nos hace poner nuestras expectativas y nuestros deseos en otros lados, donde nos podamos desarrollar profesionalmente”.

“Mis papás emigraron a España en el ´89, con el quilombo de Alfonsín. Me crié en Barcelona y volvimos en el 2003, estuve en Argentina hasta ahora que decido volver otra vez a España para encontrar alternativas y obtener desarrollo profesional que en Argentina es muy limitado”, agregó.

Por su parte, Pedro de 22 años, relató que buscó un trabajo a principios de año “para darle una mano a mi vieja, la verdad que daba para eso y hasta ahí”. Pero cuando vio que no tendría demasiada salida, decidió levantar un teléfono: “Llame a Lucía, mi mejor amiga, que está en Dinamarca y le dije que si estaba en fin de año yo quisiera ir para allá. Termino de cursar este año y no es una opción el año que viene ganar sólo para pagar los servicios”.

“Es curioso porque entre mis amigos que somos un grupo de ocho, tres más me dijeron que estaban gestionando la ciudadanía italiana. Fue en marzo y todavía no tienen el turno”, concluyó.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter