jueves 19 de mayo del 2022

   

Ahora

La deuda con el FMI es el equivalente a 15 paquetes de ayuda económica a Ucrania

 

El Banco Mundial (BM) junto al Fondo Monetario Internacional (FMI) preparan una ayuda de emergencia de 3.000 millones de dólares para Ucrania. El desembolso representa el 6% del monto que el Fondo le otorgó a la Argentina durante el gobierno de Juntos por el Cambio.

“Preparamos un paquete de medidas de apoyo de US$ 3.000 millones en los próximos meses, comenzando con un desembolso rápido de al menos US$ 350 millones, que se someterá a la aprobación del consejo de administración esta semana”, informó la institución en un comunicado conjunto con el Fondo.

El crédito del FMI a Macri equivale a 15 desembolsos de ayuda económica a Ucrania, un país en guerra. El dato permite dimensionar la magnitud de la deuda contraída por la gestión anterior.

Macri admitió que los 45 mil millones de dólares que el FMI le prestó a Argentina durante su mandato fueron destinados a “pagarle a los bancos comerciales”.

El propio expresidente ofreció su versión sobre el destino del dinero. “La plata del FMI, que es la plata de los demás países, la usamos para pagar a los bancos comerciales que se querían ir porque tenían miedo de que volviera el kirchnerismo”, dijo. Confirmó así que el dinero del Fondo se utilizó para financiar la fuga de capitales, tal como ha venido denunciando el kirchnerismo.

Por su parte, el FMI como el Banco Mundial prometieron suministrar más ayuda a Ucrania.

“Estamos profundamente conmovidos y entristecidos por el devastador balance humano y económico que ha traído la guerra en Ucrania”, señalaron el presidente del Banco Mundial, David Malpass, y la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en el comunicado conjunto.

Los líderes de ambas instituciones deploraron la invasión rusa de su vecino y el impacto que esta acción desencadenó en la población y la economía.

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una “operación militar especial” en Ucrania en respuesta a un pedido de ayuda de las repúblicas de Lugansk y Donetsk, reconocidas por Rusia como independientes en la región de Donbás, para afrontar las agresiones de las tropas ucranianas.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Ucrania rompió las relaciones diplomáticas con Rusia, impuso la ley marcial en todo el territorio nacional, además del toque de queda en Kiev y otras ciudades, decretó la movilización general e instó a la comunidad internacional a activar “todas las sanciones posibles” contra el líder ruso.

Numerosos países condenaron en términos enérgicos la intervención de Rusia en Ucrania y activaron varias baterías de sanciones individuales y sectoriales que, por vez primera, se extienden al presidente ruso y al ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, como la desconexión parcial del sistema Swift, el cierre del espacio aéreo para las aerolíneas rusas y la paralización de las reservas internacionales de su Banco Central.

SEGUÍ LEYENDO:

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter