lunes 22 de octubre del 2018

   

Ahora

La minera MCC de Sierra Grande echó a más de 100 empleados

 

La minera china MCC, que opera el yacimiento de hierro de Sierra Grande, en la provincia de Río Negro, echó a más de 100 trabajadores y el número de despidos podría ser aún mayor en los próximos días

En enero la firma decidió achicar su planta de personal en más de 200 operarios, de los 525 que tenía originalmente.

Por entonces, el gobernador Alberto Weretilneck comprometió asistencia de casi 32 millones para que una empresa minera no realice despidos. El paquete de salvataje incluía pagar el servicio de electricidad, con una proyección de 13,2 millones de pesos para el ejercicio 2016, las coberturas de ART, la suspensión del cobro de las tasas y consumos de agua como también el cobro de cánones, regalías y guías mineras que se abonan a la secretaría de Minería, por una suma del orden de 1.3 millones al año.

Los despidos tomaron por sorpresa a los obreros y al gobernador Weretilneck, quien en forma inmediata dio órdenes para que se no se transfieran los subsidios que habían sido acordados pocas semanas atrás, indicó el diario Rio Negro.

El intendente de Sierra Grande mantuvo un encuentro con las autoridades de MCC y aseguró que se encuentran en estado de emergencia. “Estoy con bronca, la minera nos dijo que no tiene liquidez, se está quedando sin flujo económico”, señaló.

La crisis financiera de MCC Minera Sierra Grande es consecuencia de no sólo la caída del precio internacional del hierro concentrado, sino también de la dificultad de colocación del producto en los mercados de China y Estados Unidos.

La planta y el yacimiento ferrífero de Sierra Grande, fundados en los años 70 por la disuelta empresa estatal Hipasam, fueron clausurados durante el gobierno de Carlos Menem, en 1991, y se los recuperó con el apoyo del presidente Néstor Kirchner, en el marco de las políticas de desarrollo de las economías regionales.

En la década de los 70 y 80, sus 96 kilómetros de túneles y más de 500 metros de profundidad convirtieron a Sierra Grande, en la mina de hierro más grande de Sudamérica, y en la “la razón de ser” de esa localidad rionegrina a la que le generaba empleo para la mayoría de sus habitantes. Cuando un decreto presidencial la cerró, más de la mitad de su población emigró.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter