sábado 25 de noviembre del 2017

   

Ahora

 

Crisis Ferroviaria: Vidal cierra ramal a La Pampa

 

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal decidió echar a todos los trabajadores de Ferrobaires en La Pampa, cerrando definitivamente el servicio de tren de pasajeros en esa provincia.

Los despedidos son 21 trabajadores de General Pico, 3 en Santa Rosa y 1 de Toay. Se trata de conductores, mecánicos, guardas, administrativos, despachantes de boletos.

La mayoría se desempeñaba desde 1994. La desvinculación se hará efectiva desde el 1 de diciembre.

Javier Thomsen, secretario general de la Unión Ferroviaria en La Pampa, confirmó a Diario Pulse el cierre del ramal para pasajeros.

“A los 15 días de asumir (Mauricio) Macri, pedimos una audiencia por la política ferroviaria y nos dijeron que no era rentable. Mientras tanto, nos pidieron propuestas. Nos reunimos con (Guillermo) Dietrich, con la gobernadora Vidal. Presentamos alternativas, pero se tomó la decisión de no continuar con el servicio de pasajeros”, aseguró.

El dirigente ferroviario se refirió así al aislamiento de la provincia. “Y eso que tenemos los trenes nuevos, locomotoras nuevas y tenemos todo el personal”, recordó sobre la gestión de Cristina Kirchner.

Hubo una reubicación de trabajadores a Trenes Argentinos Operadora Ferroviaria (SOFSE), para “operar el servicio de trenes a Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Bahía Blanca. Tendrían que haber pasado los de La Pampa, pero no pasaron”.

El tren a La Pampa funcionó por última vez hace un año, cuando se interrumpió por un desplazamiento de un puente en la zona de Bragado que ya fue reparado.

Con todo listo para volver a operar, Vidal decidió cerrar el ramal de pasajeros “porque no es rentable”, manifestó Thomsen a Diario Pulse.

“Es una política del Gobierno nacional. La unidad ejecutora depende de la Provincia de Buenos Aires en línea con lo dispuesto por Casa Rosada”, indicó.

“Nuestra zona no es atractiva como Mar del Plata, que larga con bombos y platillos un servicio especial con todas las vías renovadas que la dejaron del Gobierno anterior, con todas las estaciones nuevas, con locomotoras y coches nuevos. Lo mismo pasa con Córdoba y Rosario”.

Finalmente, el dirigente de la Unión Ferroviaria lamentó volver a vivir la política de la década de los 90 y el desmantelamiento ferroviario. “Ramal que para, ramal que cierra fue el slogan de los 90. Anteriormente en 1976 Martínez de Hoz dejó plumerío, y anteriormente fue Frondizi. Y seguimos. Somos el caballito de batalla del Gobierno de turno”.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter