sábado 15 de junio del 2019

   

Ahora

Cristina Kirchner pidió recusar por imparcial a un perito designado en su juicio

 

La ex presidenta Cristina Fernández pidió hoy el apartamiento del perito ingeniero designado en el juicio oral en el marco de la llamada causa Vialidad, en la que se investiga el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz entre 2003 y 2015 en beneficio del empresario Lázaro Báez.

El perito cuestionado es el ingeniero Eloy Pablo Bona quien, según el escrito que presentó la defensa de la senadora por Unidad Ciudadana y precandidata a vicepresidenta por la fórmula encabezada por Alberto Fernández, “carece de la condición de imparcialidad exigida por la ley” y “resulta imprescindible que su opinión sea brindada con absoluta objetividad e imparcialidad”.

“Hoy por la mañana presentamos en Comodoro Py una recusación contra el perito ingeniero designado en el juicio oral. Se trata de el ingeniero Eloy Pablo Bona”, escribió en su cuenta de Twitter.

En el documento, que se presentó ante Tribunal Oral Federal 2, se adjuntan una serie de mensajes que Bona realizó a través de su cuenta de Twitter donde “pueden advertirse que aparecen una enorme cantidad de opiniones con las que su titular manifiesta su expreso agrado (me gusta)”.

“La imparcialidad de los jueces, fiscales, peritos, etc… es uno de los rasgos distintivos del Estado de Derecho y la Democracia”, argumentó la expresidenta.

Por otra parte, el Tribunal Oral Federal 2 autorizó hoy a Cristina Kirchner a no concurrir a las próximas audiencias del juicio siempre y cuando justifique que tiene superposición con funciones de labor parlamentaria en su condición de senadora nacional.

De esta forma, al reanudarse la audiencia el próximo lunes a las 9:30 en los tribunales de Retiro, la defensa de
la ex mandataria tendrá que justificar que tiene algún tipo de labor parlamentaria si decide no concurrir.

El abogado Carlos Beraldi, defensor de Cristina Kirchner, pidió que se la exima de no asistir durante el desarrollo del juicio y argumentó que no sólo conoce la acusación que se está ventilando en las primeras audiencias, sino que
además “en virtud del cargo que ostenta, debe cumplir tareas oficiales que pueden superponerse con el desarrollo de las audiencias”.

“Como consecuencia de lo expuesto se advierte que la intervención personal de los acusados, en la etapa de lectura de las acusaciones que pesan en su contra, resulta una obligación ineludible para los mismos, dado el carácter personalísimo de los derechos involucrados”, explicó el Tribunal en su fallo.

Para los jueces, el “referido cumplimiento de tareas oficiales con motivo del cargo que ostenta como Senadora Nacional luce razonable a la luz de la necesaria protección que es dable procurar a la institución parlamentaria como órgano deliberativo y representativo de la voluntad popular”.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter