viernes 28 de julio del 2017

   

Ahora

Cumple tres meses la quita del arancel y ahora sólo una empresa sigue fabricando notebooks en el país

 

La quita del arancel de 35% al ingreso de computadoras, notebooks y tablets del exterior en abril provocó que sea imposible para las empresas locales competir con los productos provenientes de Asia.

Las empresas argentinas dejaron de producir en el país y comenzaron a importar los productos tecnológicos. El caso emblemático es el de Banghó, que además despidió a 200 trabajadores.

Según datos de Camoca (Cámara de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines), la medida causó, de este modo, unos 6000 despidos en todo el país.

“Unas 200 firmas, sobre todo las que están cerca de la Cordillera o de Paraguay, cerraron. No todos trabajaban bajo la UOM, muchos figuraban como empleados de comercio, de ahí la diferencia en los números relevados”, explicó Carlos Scimone, gerente de Camoca al diario El Cronista.

Como suele pasar con estas decisiones políticas, las pymes del Interior fueron las más afectadas. “Unas 200 firmas, sobre todo las que están cerca de la Cordillera o de Paraguay, cerraron”, continuó Scimone.

Y destacó: “Hace cuatro años se fabricaron casi 5 millones de computadoras en el país; este año no superarán 1 millón y, para 2018, serán menos de 800.000 equipos”.

A tres meses de la quita del arancel, sólo una empresa sigue fabricando notebooks en el país. Se trata de Exo, cuya planta está ubicada en Parque Patricios. Según indica el matutino, la firma no echó trabajadores y se convierte en la excepción de la situación actual.

En cambio, la empresa Corporate Corp (Ken Brown) está en concurso preventivo. Las demás como Newsan, Positivo BGH o Novatech importan los equipos y sólo siguen armando localmente netbooks para Conectar Igualdad o desktops.