miércoles 19 de junio del 2019

   

Ahora

Desde que asumió Macri, la brecha entre los que más ganan y los de menores ingresos creció un 33%

 

Desde que Mauricio Macri asumió como Presidente, además de la inflación, hay otro indicador que no para de crecer. Claro que no es uno bueno: el de la desigualdad social. Según un estudio elaborado por el Centro de Estudios de la Ciudad (CEC), en los últimos tres años la brecha entre los que reciben los ingresos más altos y los que tienen los más bajos aumentó un 33 por ciento.

La investigación del CEC -que depende de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires- fue publicada por Página 12, donde se destaca que más del 90 por ciento de la población vio reducidos sus ingresos en términos reales. De este modo, desde que Cambiemos llegó al poder hay más 1,4 millones más de personas bajo la línea de la pobreza y 300 mil nuevos indigentes.

Para llegar a estas conclusiones, el CEC utilizó los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y los comparó con los publicados hasta fines de 2015.

Se calcularon esos datos en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) para el primer semestre del 2015 –disponible en la página web del Indec– y se actualizaron las canastas total y alimentaria en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la provincia de San Luis. “Desde el Gobierno sostienen que todo lo que se registró entre 2007, cuando se intervino el Indec, y 2015 está en revisión. Entonces no hacen ninguna comparación para atrás y empiezan a analizar todo después del ‘apagón estadístico’, es decir, recién en el segundo trimestre del 2016. Con ese movimiento, evitan el ajuste inicial que se aplicó mediante la devaluación de finales del 2015”, explicó el autor del estudio.

Entre los resultados más preocupantes del estudio del CEC se encuentra la ampliación de la desigualdad entre los ingresos de los trabajadores ocupados: aumentaron menos los empleos de menores ingresos que los de mayores ingresos.

El 10 por ciento de la población con el ingreso per cápita familiar (IPCF) más bajo vio crecer sus ingresos en un 147 por ciento en este período, mientras que el 10 por ciento de mayor IPCF lo hizo un 203 por ciento.

“El índice de Gini, que mide la desigualdad, mostró un aumento de más del 6 por ciento y la brecha entre los más ricos y los más pobres creció en un tercio”, observó Mario, al tiempo que consideró que “es muy grave que se haya dado ese aumento en sólo tres años”.

El estudio permitió detectar además que todos los grupos etarios vieron incrementada su tasa de pobreza y de indigencia. En términos absolutos, se destaca el incremento de la pobreza entre los jóvenes de 15 a 29 años: creció 4 puntos porcentuales, del 34,6 al 38,6. Pero en términos relativos se destaca el aumento de la tasa de pobreza entre los mayores de 65 años: subió un 12,5 por ciento, indica el relevamiento del CEC.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter