jueves 19 de octubre del 2017

   

Ahora

El Banco Nacional de Datos Genéticos ya funciona en su nueva sede

 

Ya funciona en su nueva sede el Banco Nacional de Datos Genéticos, un organismo autónomo y autárquico, creado en 1987 por la Ley 23.511, que es un archivo sistemático de material genético y muestras biológicas de familiares de personas que han sido secuestradas y desaparecidas durante la dictadura.

El Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) es un organismo autónomo y autárquico, creado en 1987 por la Ley 23.511.

Es un archivo sistemático de material genético y muestras biológicas de familiares de personas que han sido secuestradas y desaparecidas durante la dictadura militar argentina.

Luego de la sanción de Ley 26.548 en 2009, se mantuvo la dependencia original del Banco del Poder Ejecutivo Nacional, pero se la transfirió al ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

A partir de la reglamentación de dicha normativa, se procedió a construir un espacio de laboratorios y oficinas en las dependencias de la cartera de Ciencia, situadas en Av. Córdoba 831, con el fin de mejorar las condiciones de trabajo de este organismo.

En cumplimiento con la ley vigente, el traspaso de muestras, equipamiento y personal a la nueva sede, contó desde el 24 de mayo del 2013 con la coordinación técnica-científica de Héctor M. Targovnik y Víctor Penchaszadeh, quienes también participaron en la reglamentación de la Ley 26.548 y poseen una extensa y prestigiosa trayectoria.

El Ministerio de Ciencia asumió la responsabilidad de trasladar los elementos del BNDG con todas las garantías de seguridad, cadena de custodia, reserva, confidencialidad y participación de veedores de acuerdo a las normas internacionales que rigen este tipo de procedimientos, lo que impide cualquier posibilidad de extravío de muestras, adulteración o manipulación futura.

Días atrás se procedió al traspaso de muestras, equipamiento y personal a la nueva sede. Los veedores asignados al procedimiento fueron: Manuel Gonçalves Granada y Mirta Gladys Herrera, por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación; Pablo Parenti y María Laura Ramírez y Mariana Inés Cahn, por la Procuración General de la Nación; Patricia Schuvaks, Leticia Ridelener, Carlos Tavares, María Eugenia Serrano, Luciana Baltuska y Claudio Bernardo Caracciolo, por la Defensoría General de la Nación.

Las instalaciones que alojan al BNDG están situadas en el séptimo y octavo piso de la Av. Córdoba 831, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y ocupan una superficie total de 470 metros cuadrados.

La obra implicó el diseño de oficinas y laboratorios que se construyeron bajo estrictas normas de seguridad, imprescindibles para garantizar el correcto manejo de la información y los equipos dedicados a la obtención, almacenamiento y análisis de la información genética vinculada a la resolución de casos de lesa humanidad.

La nueva sede cuenta con despachos, boxes y sector de planta libre para el personal administrativo; tres zonas de laboratorios, con el correspondiente sector de toma de muestras, extracciones y todo aquello ligado a la investigación de los datos obtenidos.

También se instalaron campanas con filtros Hepa, con el fin de lograr una atmósfera controlada desde el punto de vista de gérmenes y partículas que puedan afectar a las muestras.

Asimismo, existe un espacio para freezers con muestras orgánicas y el equipamiento destinado al mantenimiento de las mismas. Finalmente, un sector fue especialmente reacondicionado para ubicar un archivo en papel. Las instalaciones poseen un sistema de aire acondicionado independiente, con ventilación constante, y un grupo electrógeno que funciona como resguardo del equipamiento instalado.

Los servicios del BNDG para los fines establecidos por la ley son gratuitos. La Ley 26.548 mantiene la gratuidad de los servicios de identificación genética establecidos como objeto de la misma, y el Ministerio de Ciencia se compromete a que continúe de esta manera.

Una vez promulgada la mencionada norma, la cartera de Ciencia asumió la responsabilidad (hasta entonces asumida por el Ministerio de Salud de la Nación) de proveer los equipos e insumos requeridos por la dirección del BNDG para continuar la tarea de identificaciones genéticas estipuladas por la ley en forma ininterrumpida.

A estos efectos, desde 2010 se sostiene la compra de insumos y equipamiento necesarios para el normal funcionamiento del Banco. En 2010 el monto invertido fue de $3.032.638,16; en 2011 fue de $7.098.062,71; en 2012 totalizó $10.616.064,54; en 2013 el presupuesto fue de $7.201.783,22; y en 2014 y lo que va de 2015 asciende a $26.848.336.

En lo referido a las autoridades designadas, a partir de lo estipulado por la ley en junio de 2014, el Ministerio de Ciencia llamó a concurso público de oposición y antecedentes para la selección de los cargos de director general y subdirector técnico del Banco Nacional de Datos Genéticos.

El pasado miércoles 29 de abril de 2015, el Poder Ejecutivo de la Nación designó, a través de los decretos 679 y 680 publicados en el Boletín Oficial, Mariana Herrera Piñero y Walter Rubén Bozzo, para ocupar los cargos de directora general técnica y subdirector técnico del BNDG respectivamente.

Mariana Herrera Piñero es Doctora en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), especialista en Genética Molecular y Genética Forense.

Por su parte, Walter Rubén Bozzo es Licenciado en Ciencias Bioquímicas con orientación en Bioquímica Clínica de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), especialista en Citogénica Humana, Genética Humana y Genética Forense.

Con respecto al personal del Banco, los trabajadores tuvieron la oportunidad de hacer uso de la opción consagrada en la Ley 26.548, que estipula que los trabajadores podrán optar por permanecer en sus cargos y tareas en la nueva sede del Ministerio, reconociéndoles en tal caso su antigüedad en los cargos como el resto de sus derechos laborales. Actualmente, siete agentes del BNDG realizaron la opción y se encuentran trabajando en el nuevo espacio.

El Ministerio cuenta con recursos humanos afectados al BNDG que completan la nómina de personal y permiten que a la fecha los laboratorios estén completamente operativos. Aquellos trabajadores que no tomaron la opción permanecen a la fecha como empleados del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.