viernes 20 de octubre del 2017

   

Ahora

El ex agente Stiuso suma una causa por lavado de dinero

 

El ex agente Antonio “Jaime” Stiuso sumó una causa por lavado de dinero, un desprendimiento de las actuaciones por enriquecimiento ilícito en las que está imputado ex agente de inteligencia Antonio “Jaime” Stiuso, indicaron fuentes judiciales.

Se trata de un informe que la Secretaría de Inteligencia (SI) remitirá al juez federal Daniel Rafecas sobre la relación “cercana” entre el ex espía y el ex agente José Daniel Salinardi cuya ex esposa Mónica Rodríguez y la firma Mans Constructora SRL tienen “movimientos injustificados por más de cinco millones de pesos”, según revela el diario Tiempo Argentino.

La publicación da cuenta que “en las últimas semanas todos los familiares directos de Stiuso abandonaron el país, por lo que los investigadores creen que no regresará, a pesar de que pueda mediar un llamado a indagatoria por parte de la justicia en alguno de los expedientes en los que está acusado, entre otros delitos, de contrabando e incumplimiento de los deberes de funcionario por ocultar información de la causa AMIA.

Rafecas investiga la relación de Stiuso con Salinardi a partir de un reporte de operaciones sospechosas del banco Santander Río, analizado por la UIF y canalizado a través de la Procuraduría Antilavado que dirige el fiscal Carlos Gonella.

En esas actuaciones “se constataron acreditaciones por 5.806.677 pesos realizadas mediante cheques y depósitos en efectivo que no pudieron ser justificados” por lo que Rafecas requirió a la central de inteligencia los legajos personales de Salinardi y su vinculación con la empresa constructora.

Rodríguez, por su parte, “tiene además un elevado gasto con tarjetas de crédito incompatible con su declaración impositiva. En tanto, el ex espía registra cuantiosos viajes al exterior, pero uno de los puntos centrales bajo la lupa de la justicia es su histórica cercanía con Stiuso, desplazado de la SI en diciembre del año pasado”.

Este expediente se desprende de la Causa en la que se investiga al desplazado ex funcionario por presunto enriquecimiento ilícito y que lleva adelante el juez Sebastián Casanello, a partir de la denuncia del legislador Gustavo Vera, el primero en radicar una denuncia contra Stiuso cuando abandonó la SI.

En la causa figura un complejo entramado “de una enorme cantidad de empresas las que están bajo la lupa por lo que el análisis de su giro financiero para saber si canalizaron fondos reservados provenientes de la central de espionaje podría demorar varios meses”.

Stiuso abandonó el país el 20 de febrero de 2015, luego de declarar como testigo en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman, junto a su esposa, María Cecilia Rossero, y la pequeña hija de ambos, de seis años, presuntamente con destino a la ciudad de Miami en los Estados Unidos, mientras que días después lo hicieron sus dos hijas, Silvia Natalia y Mónica Cecilia.

El matutino recuerda que una de las hijas “se desempeñaba en el juzgado federal a cargo de la jueza María Servini de Cubría, designada por la resolución 3693 firmada por el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti” y su hermana “estaba a cago de la Coordinación de Difusión y Diseño Institucional del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa)”.

El texto revela finalmente que “fuentes judiciales de Comodoro Py leyeron estos datos como un mensaje de que Stiuso ya no regresará al país, aún si mediara una convocatoria formal”.

“Esto podría darse en la compleja causa que instruye el juez en lo Penal Económico Rafael Caputo por contrabando agravado y evasión. O en la más grave: por violación a los deberes de funcionario público por haber ocultado información relativa a peritajes telefónicos requeridos en la causa AMIA, durante los últimos diez años, radicada por el secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli”, añade.

En esa línea concluye que “la respuesta año tras año indicaba en la formalidad de que pronto se terminaría el trabajo, pero nunca fue hallado registro alguno del mismo. Desde la SI han intentado reconstruir un servidor informático que fue destruido tras el desplazamiento del espía. Quizás allí se encuentren algunas respuestas”.