sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

El Gobierno ahora apuesta a posponer la suba de naftas en campaña

 

En plena campaña, el Gobierno apuesta a que, al igual que la luz y el gas, los combustibles aumenten recién después de las elecciones legislativas del 22 de octubre. “A todos les conviene que se mantenga este rumbo económico. No creo que se quieran pegar un tiro en el pie”, aseguró un funcionario cercano a la Casa Rosada a Cronista Comercial.

El acuerdo firmado con el sector petrolero indica que debería ajustarse el precio el 1 de octubre. Sin embargo, el oficialismo cree que las petroleras no aplicarán la fórmula y esperarán.

Los precios de la nafta subieron un 8% en enero, descendieron un 0,1% en abril y repuntaron otro 7% en julio.

“Si las empresas quieren que siga esta política económica y este rumbo en la economía, pueden postergar un aumento por un mes”, razona un funcionario al diario Clarín, bajo la condición de no ser nombrado.

En 2015, las petroleras postergaron la suba de los precios hasta el día después de la segunda vuelta electoral que ganó Macri. El 23 de noviembre de 2015 subieron un 4,5% las naftas.

La idea en Casa Rosada es no tocar los precios para evitar un mal humor social previo a los comicios.

El acuerdo que firmaron las empresas establece que el primer día de cada trimestre de este año se deben actualizar los precios de los combustibles, en base a la cotización del dólar durante la semana previa, el valor del crudo y los biocombustibles en el mundo.

El Gobierno ya les ordenó a las distribuidoras de gas posponer para después de las elecciones el cobro del monto correspondiente al 50 por ciento de las facturas emitidas entre el 25 de agosto y el 31 de octubre, en una estrategia del oficialismo para esconder el tarifazo en plena campaña por las elecciones legislativas.

Una vez depositado el voto en las urnas, los usuarios deberán pagar el 50 por ciento que les quedó pendiente.

La luz también viene con aumento. Las distribuidoras de energía del interior de la provincia de Buenos Aires comenzarán a emitir las facturas de luz con aumentos que estarán en torno al 58% promedio a partir de septiembre.

El incremento que había sido anunciado por el gobierno provincial pero estuvo paralizado por la Justicia alcanzará a los usuarios de las empresas EDEA, EDEN, EDES, Edelap y de las casi 200 cooperativas que suministran el servicio.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, adelantó que “entre noviembre y diciembre” se hará una “revisión tarifaria” tanto de la luz y el gas.