domingo 17 de diciembre del 2017

   

Ahora

 

El Gobierno promulgó la nueva Ley de Inteligencia

Rige a partir de hoy la disolución de la ex SIDE y se crea la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).
 

El gobierno nacional promulgó la nueva ley de Inteligencia que disuelve la ex SIDE y crea la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Así lo dispuso a través del decreto 337/2015, publicado hoy en el Boletín Oficial con las firmas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; y del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak.

Los cambios se enmarcan en el proyecto de reforma de la ley 25.520, sancionado el pasado 25 de febrero por la Cámara de Diputados por 131 votos a favor y 71 en contra.

La iniciativa, que en el Senado había cosechado 39 votos a favor y 7 en contra, disuelve la Secretaría de Inteligencia (SI) y crea la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) como organismo superior del Sistema de Inteligencia Nacional, que deberá quedar constituido en un plazo de 120 días.

En cuanto a sus autoridades, establece que el director y subdirector general serán designados por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado y tendrán rango de ministro y secretario de Estado, respectivamente.

En ese marco, aclara, además, que “el cese de ambos funcionarios podrá ser dispuesto por el Poder Ejecutivo nacional”.

Respecto a las funciones de la AFI, la nueva ley establece que tendrá por objetivo “la producción de inteligencia nacional mediante la obtención, reunión y análisis de la información referida a los hechos, riesgos y conflictos que afecten la defensa nacional y la seguridad interior, a través de los organismos que forman parte del sistema de inteligencia nacional”.

También tendrá a su cargo “la producción de inteligencia criminal referida a los delitos federales complejos relativos a terrorismo, narcotráfico, tráfico de armas, trata de personas, ciberdelitos, y atentatorios contra el orden económico y financiero, así como los delitos contra los poderes públicos y el orden constitucional, con medios propios de obtención y reunión de información”.

En otro punto, la norma dispone que se transfiera el personal así como los bienes de la actual Secretaría de Inteligencia (SI) a la Agencia Federal de Inteligencia, con excepción de la Dirección de Observaciones Judiciales (Ojota) que pasará a depender de la Procuración General de la Nación.

Otro aspecto importante de la reforma de la ley de Inteligencia es la reducción de 25 a 15 años del plazo para la desclasificación de información, que ahora será clasificada en tres categorías, como secreta, confidencial y pública.

En cuanto al personal, la nueva ley indica que “se deberá instrumentar una profunda reformulación del proceso de ingreso” a la AFI, estableciendo “criterios de transparencia en el marco del Plan Nacional de Inteligencia y las necesidades operativas”.

Asimismo, añade que “se deberá fortalecer el control disciplinario de la conducta de los agentes de la Agencia Federal de Inteligencia adoptando criterios que faciliten la necesaria separación de aquellos agentes cuyas acciones sean o hayan sido incompatibles con el respeto a los derechos humanos o violatorios del orden constitucional”.

También “se deberá reglamentar un nuevo régimen del personal de inteligencia que establezca los niveles de reserva de identidad adecuados conforme las tareas a desarrollar, procurando el carácter público de los funcionarios y restringiendo excepcionalmente las reservas que sean estrictamente necesarias para el cumplimiento de sus funciones”.

En ese marco, advierte que “se deberán supervisar las acciones de los ex agentes a fin de prevenir su accionar en tareas de inteligencia”.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter