miércoles 18 de octubre del 2017

   

Ahora

El hombre que encontró los casquillos: “Estaban al lado de un contenedor de basura”

 

Un hombre llamado Jorge que trabaja en un en un restaurante al lado del edificio donde vive Jorge Lanata contó cómo encontró los viejos casquillos. En un principio se relacionaron con un atentado al periodista estrella del Grupo Clarín, pero luego se supo que los vidrios rotos de la garita de seguridad había sido causado por un indigente que parecía alcoholizado y que tras arrojar dos piedras se retiró hacia Retiro.

“A las 8 y 8.30 fui a hacer unas fotocopias y pateé un casquillo y luego tres más. Me acerqué a la vigilancia del edificio y vi que estaban los vidrios rotos. Les di un casquillo, luego otro y los dos otros a la policía cuando llegaron. Yo los encontré al costado de un contenedor“, afirmó en diálogo con C5N.

Tras levantar de los casquillos ubicados al lado de un contenedor de basura, se acercó a la seguridad de la garita. “Les dije ´miren lo que encontré´. Yo me acerco a la garita de seguridad donde vive Lanata porque cuando me acerco a la puerta del restaurante veo los vidrios rotos del edificio. Pensé que los golpes eran tiros. Ellos me dijeron que lo de los vidrios habían sido piedrazos y me mostraron las piedras”.

“Hay gente que revuelve contenedores como en todos lados y enfrente está el parador de Retiro donde hay gente sin techo que duerme ahí y a veces hay disturbios”, concluyó.

QUÉ DIJO LA PERICIA

La Policía Federal, que intervino en el hecho ocurrido en la cuadra donde vive Lanata -quien salió a denunciar un “ataque” contra su persona-, comunicó que, según la declaración de testigos y las pericias, se trató de “indigentes” que “arrojaron piedras a la garita de seguridad”; y que los casquillos de bala se encontraron “al costado de un contenedor” de basura a 30 metros del lugar, no tienen relación con el hecho.

La denuncia por los incidentes que se desarrollaron ayer a la tarde y que tuvieron como resultado final el daño de una garita de seguridad del edificio en donde vive Lanata, ubicado en Avenida del Libertador al 300 en el barrio de Retiro, se realizó hoy en la Comisaría 15 por una mujer de 60 años que se desempeña como administradora del consorcio del edificio en donde vive Lanata.

Según consigna el parte policial, la mujer se enteró del hecho porque el personal de seguridad privada le informó sobre lo sucedido, es decir, que ayer a las 16 “indigentes arrojaron piedras a la garita que posee instalada en la vía pública, dañando uno de los paneles frontales del vidrio blindado”.

Los dos empleados de dicha empresa presenciaron el hecho y uno de ellos, que prestó testimonio, afirmó que ayer a la hora señalada vio a un hombre cruzar la avenida “con una botella de fernet en la mano” y “arrojar dos piedras contra el vidrio, dañando los cristales de la garita para luego dirigirse a la zona de Retiro”.

El testigo, que trabaja allí entre las 15 y las 22 -de acuerdo a lo consignado por el parte policial-, afirmó no haber escuchado “detonaciones de arma de fuego durante el hecho ni durante el horario laboral”.

declaración testigo lanata edificio
En efecto, según el parte, el empleado de un restaurante ubicado a 30 metros de la entrada del edificio encontró un casquillo de bala “al costado de un contenedor” y luego buscó más; encontró cuatro y entregó dos, uno “al personal de seguridad del edificio”, y otro “al chofer del periodista”.

Sin embargo, todos esos casquillos posteriormente fueron secuestrados por la Policía y se determinó que estos “nada tienen que ver con el daño mencionado en la garita” -es decir, los impactos de las piedras arrojadas por indigentes, uno de ellos, con una botella de fernet en la mano.

Lanata difundió el hecho a través de algunos medios de comunicación pertenecientes al Grupo Clarín -empresa en la cual trabaja-, y en su testimonio consideró que dicho “ataque” se pergeñó contra su persona al afirmar: “no es la primera vez que me pasa”.

Incluso, el periodista dijo “sospechar” que el hecho está relacionado con el informe difundido el domingo en su programa Periodismo Para Todos, en donde dos de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez acusaron al jefe de Gabinete y precandidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires Aníbal Fernández de ser el “autor material” de los homicidios; aunque admitió “no” tener “nada para apoyar” dicha duda.

Sin embargo, consideró que los casquillos de bala encontradas a 30 metros de su residencia al lado de un contenedor “no son casualidad” y que al encontrarse con ellos decidió contar el hecho en los medios.

En relación a ello, tras la denuncia realizada por la administradora del edificio, “se hizo presente el personal de Balística” y efectuó una pericia sobre la garita, “arrojando resultado negativo” el “impacto de bala en el vidrio en mención, siendo golpe con elemento contundente”.

Inclusive se realizó también una pericia en una garita a dos cuadras del lugar que “no sería” de la Policía Federal, sino que se colocó por los vecinos y actualmente está abandonada, y que tiene “ambos vidrios de los costados dañados”, pero no por los impactos de bala, de acuerdo al parte policial.