miércoles 18 de julio del 2018

   

Ahora

El Irízar ya está navegando en la Antártida tras una década de intensa reparación en Tandanor

El rompehielos “Almirante Irízar” navega desde el martes en aguas del sector antártico argentino para cumplir con las pruebas de
hielo que certiquen la posibilidad de su regreso al servicio activo en la próxima Campaña Antártica de Verano, informaron la
Armada Argentina y el Ministerio de Defensa.

De esta forma se encuentra navegando por bordes y packs de hielo a fin de probar su comportamiento y capacidades. Una vez finalizada esta etapa estará en condiciones de obtener la certificación final para reincorporarse a la Armada.

El Irízar volvió a navegar en aguas antárticas después de una década de intenso trabajo en el Complejo Industrial y Naval Argentino (Cinar), perteneciente a Tandanor por un incendio que casi causa su destrucción total en abril de 2007 cuando regresaba de abastecer las bases argentinas, con casi trescientos tripulantes a bordo.

El rompehielos, al mando del Capitán de Fragata Maximiliano Mangiaterra, cuenta con una capacidad de alojamiento total para 313 tripulantes, de los cuales 111 pertenecen a la dotación del buque y el resto destinados al Grupo Aeronaval Embarcado, al Estado Mayor del Comando Naval Antártico, personal en tránsito y científicos.

El rompehielos fue reparado en los astilleros Tandanor, donde se llevó a cabo su reconstrucción y modernización, que incluyó el cambio de la totalidad de la planta propulsora y generadora.

Tras el proceso de reconstrucción y modernización, el “Almirante Irízar” se convirtió en un rompehielos único en el hemisferio Sur; incorporó tecnología de última generación, duplicó su capacidad de transporte de gas oil antártico (GOA) e incrementó en un 600 por ciento la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter