sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

“El plan cambió”: Marcos Peña admitió así que no construirán los 3.000 jardines de infantes que Macri prometió

 

El Gobierno confirmó que no construirá los tres mil jardines de infantes que Mauricio Macri prometió primero en campaña y luego como presidente de la Nación. “El plan cambio”, recalculó ayer Marcos Peña ante el Congreso y ahora el objetivo que trazó es ampliar aulas.

El jefe de gabinete aseguró que tanto las provincias como los municipios fueron los responsables de la reconversión del objetivo inicial en la infraestructura escolar.

“El plan cambió, inicialmente iban a ser 3.000 jardines”, admitió. “Pero a pedido de las Provincia y los municipios se decidió cambiar a un plan de 10 mil salas”, expresó. De esta manera pateó la pelota a gobernadores e intendentes.

Según el jefe de ministros, en términos de matrículas representa similares “o mayores objetivos”, dato que los gremios docentes desmienten con cifras.

Peña reiteró que la modificación en el plan fue un pedido de los municipios, aunque no especificó qué jurisdicciones solicitaron ampliación de aulas en lugar de edificios nuevos.

“Al momento se encuentran en ejecución mil salas, de las cuales 218 corresponden a ampliación de salas y 739 a jardines nuevos. Además contamos con 1437 salas en proceso de licitación”, enumeró el ministro.

Un informe de Ctera reveló que no hubo obra alguna bajo la gestión Macri. “¿Cuántos jardines se construyeron entre 2016 y 2017 por decisión de este gobierno? Ninguno”, resume el informe del Instituto Marina Vilte, de Ctera.

Citando fuentes oficiales, explica que se encuentran en ejecución obras en apenas 52 jardines de infantes, de las cuales sólo 17 corresponden a licitaciones lanzadas durante por la actual administración.

Reconvertir un plan para construir 3000 jardines a otro de 10 mil aulas implica “un 36 por ciento de la meta prometida en campaña”, que deja fuera del sistema a “433.300 infantes” apunta el informe.

“Después de perder casi dos años en una gestión cuyo rasgo distintivo fue el desmantelamiento de planes, programas y equipos técnicos, y generar un marco de confrontación con los gremios y los trabajadores de la educación, el gobierno concluye que la promesa es incumplible porque implica ampliar la cantidad de docentes y obtener terrenos para poder construir, como si ambas cosas pudieran haber sido desconocidas en el momento de formular la promesa”, concluye el informe de la Ctera.

MENTIME QUE ME GUSTA: LAS FALSAS PROMESAS TELEVISADAS