domingo 24 de octubre del 2021

   

Ahora

Elena Highton de Nolasco renunció a la Corte Suprema

Su salida del máximo tribunal se hará efectiva el próximo 1 de noviembre.
 

La jueza de la Corte Suprema, Elena Highton de Nolasco, renunció a su cargo como miembro del máximo tribunal. Su salida se hará efectiva el próximo 1 de noviembre.

«Sr. presidente de la Nación Argentina, Dr. Alberto Fernández, tengo el agrado de dirigirme a usted con el objeto de presentar mi renuncia al cargo de Jueza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con efectos a partir el 1 de noviembre del corriente año», especificó en la carta de renuncia con fecha 30 de septiembre.

«Saludo al Sr. Presidente con las expresiones de mi consideración más distinguida», continuó en el texto que ya fue publicado en la página del Centro de Información Judicial.

Highton de Nolasco fue una de las magistradas que no participó de la audiencia en la que se designó como nuevo presidente de la Corte a Horacio Rosatti. Incluso había pedido una prórroga del acuerdo porque no pudo estar presente Ricardo Lorenzetti, quien se encontraba en las reuniones del Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado. Pero su pedido no fue concedido por haberse alcanzado de todos modos la mayoría de tres votos para elegir el nuevo titular del máximo tribunal.

Sin embargo, su pedido no fue concedido por haberse alcanzado de todos modos la mayoría de tres votos para elegir el nuevo titular del máximo tribunal.

Si bien la magistrada cumplió 75 años el 7 de diciembre de 2017, edad límite establecida por la Constitución para ejercer el cargo sin nuevo acuerdo del Senado, obtuvo un fallo judicial que le permitió continuar en el Poder Judicial. En abril de ese año había anticipado que su idea era continuar en el máximo tribunal “mientras tuviera fuerzas para hacerlo”.

En su presentación judicial aseveró que en 1994 «no existía autorización alguna para modificar el régimen de estabilidad vitalicia de los magistrados, ni fijar un límite de 75 años como finalmente lo hizo la Convención Constituyente».

En 2004, fue designada como magistrada de la Corte Suprema tras una propuesta del entonces presidente Néstor Kirchner luego de la destitución de Eduardo Moliné O’Connor. Un año después, fue elegida vicepresidenta del máximo tribunal luego de la renuncia del juez Augusto Belluscio. Estaba a cargo de la Oficina de la Mujer de la Corte, que se creó en 2009 y era la única integrante mujer, desde la muerte de Carmen Argibay.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter