jueves 26 de abril del 2018

   

Ahora

Dilma se defendió ante el Senado: “Temo por la muerte de la democracia”

La presidenta suspendida de Brasil Dilma Rousseff hace una histórica declaración de defensa en el juicio político por supuestos delitos contables en el presupuesto de 2015.

Dilma denunció ante el Senado que es víctima de un “golpe” para permitir un gobierno “usurpador” que aplica un plan de gobierno que no fue votado en las urnas en 2014, al presentar su defensa del juicio político en su contra.

La mandataria dijo que está siendo sometida por segunda vez a una “injusticia”, al recordar el tribunal militar que la condenó como presa política en la dictadura y, ahora, a la evaluación del Senado que la acusa de haber violado la ley fiscal en el presupuesto 2015.

“Lo que está en juego no es apenas mi mandato, sino el respeto a las urnas”, dijo Rousseff, quien calificó el proceso político como “sin base legal encubierto de legalidad buscando reemplazar a un gobierno y un programa no votado”.

Ante un plenario colmado, Rousseff jugó su última carta para evitar que se llegue al piso de 54 votos sobre 81 para expulsarla del cargo, en un plenario del Senado con la presencia del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, padrino político de la jefa del Estado, y el cantautor Chico Buarque, además de ex ministros y diputados.

La oposición tiene mayoría y es muy difícil para el Partido de los Trabajadores (PT) revertir las tendencias que se anticipan, aunque aún existen márgenes para captar votos o provocar abstenciones.

En su mensaje, Rousseff se emocionó al repasar su época de activista juvenil contra la dictadura, que la mantuvo como presa política durante casi tres años y bajo sesiones de tortura para denunciar, sin nombrarlo directamente, a su vicepresidente, Michel Temer, quien se unió al candidato opositor derrotado en 2014, el senador Aecio Neves.

“Entre mis defectos no está la deslealtad y la cobardía. No traicioné ni traiciono a los que luchan a mi lado. En la lucha contra la dictadura recibí las marcas de la tortura, el sufrimiento de la presión, vi compañeros ser asesinados. Resistí y no cedí en aquella época y no será ahora que voy a abdicar de la lucha por Brasil”, dijo.

Unas 2000 personas recibieron a Rousseff en la puerta del Senado antes de declarar.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter