domingo 20 de agosto del 2017

   

Ahora

Ferraresi: “No hay posibilidad de resolver la inseguridad si lo social empeora”

 

El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, se refirió al impacto de la inseguridad en la Provincia y aseguró que “no hay posibilidad de resolver la inseguridad si lo social empeora”.

“Si la policía autodetermina su jefatura, es complicado. La seguridad tiene que ser política”, aseguró en diálogo con Radio del Plata. “Ya no hay más decisión de los intendentes en las políticas de seguridad. Es un retroceso”.

Sobre el diálogo con Provincia, aseguró que la gobernadora bonaerense no lo atiende. “No tengo relación con María Eugenia Vidal. La llamé 6 veces y nunca me recibió”, manifestó.

Consultado por la interna del peronismo, contó que “hay distintos espacios que tratan de expresar distintas cosas y cada uno se junta por afinidad. Justamente hablaban de la renovación era medio poco de algo que podría plantearse como renovación. En la Auditoría General de la Nación (AGN) ponemos a (Oscar) Lamberto que tiene ochenta y pico de años, sin hacer un juicio de valor de su conocimiento.

“En el nombre de la renovación se hacen algunas cosas que no coinciden con ese proceso de renovación”, subrayó.

“La convocatoria se hizo en un hotel, donde termina siendo un encuentro de dirigentes. Y el encuentro de la gente fue el viernes pasado en la Marcha Federal donde muchos de esos dirigentes no estaban. Allí es donde se expresan las cosas, en la calle, con la voluntad popular. Nosotros fuimos parte de la Marcha, la movilizamos y la compartimos”, expresó el intendente.

Sin embargo, Ferraresi abogó por la unidad del FpV-PJ y recordó que tras el fin de mandato de la ex presidenta Cristina Kirchner, hubo dos corrientes ante las políticas del gobierno de Cambiemos marcadas por los dialoguistas y los opositores.

“Después de casi 9 meses, los 52 intendentes de la Provincia del FpV estámos en un espacio de oposición. Con distintos matices. Ese matiz lo tendremos que ir superando a un proceso de unidad”, destacó.

En este sentido, analizó el impacto del tarifazo impulsado por el Gobierno. “Nosotros tenemos 22 fábricas recuperadas que la energía eléctrica y el gas le lleva todo lo reparten los trabajadores como salario con el tarifazo”.

Para dar un ejemplo de la situación, explicó que “en el Municipio pasamos de pagar $8 millones a $40 millones anuales de alumbrado público. El agua en el cementerio pagaba $9 mil y aumentó a $190 mil por mes. Lo que le pasa al Municipio le pasa a la gente”.

“Los locales cierran, los supermercados disminuyen las ventas. La cuestión social se agrava, las copas de leche pasaron de 4.000 pibes a 9.000. Los comedores escolares sumamos 2500 cupos, vienen 900 familias a buscar mercadería cuando antes no pasaba”, alertó.

“Empieza a haber un deterioro social. Teníamos un promedio de 9 vecinos por mes anotados en el fondo de desempleo y en la primera semana de agosto fueron anotarse 45. No hay ningún dato económico, de la realidad que haga ver que esto vaya a cambiar”, concluyó.