lunes 21 de agosto del 2017

   

Ahora

Fondos buitres: con una pequeña ayuda de mis amigos

 

El Palacio de Hacienda acusó nuevamente al juez neoyorquino y al mediador designado por él de “favorecer” a los fondos buitres a través de una “maniobra mediática” en la que el “special master” busca “instalar que Argentina no quiere negociar”.

En un parte de prensa, la cartera que conduce Axel Kicillof señaló esta noche que “en el día de hoy el mediador designado por el juez Griesa, el señor Daniel Pollack, ha publicado de manera intempestiva e inconsulta con la República Argentina un comunicado de prensa con el inocultable propósito de favorecer, nuevamente, a los fondos buitre”.

“En el mismo ha informado que el pasado 30 de enero comunicó al estudio de abogados de Argentina que el fondo NML Capital, del Sr. Singer, quería negociar con la República sin pre-condiciones y sin pagos en efectivo, en el despacho de Pollack”, sostiene Economía, tras lo cual asegura que el abogado designado por Griesa “omitió” que existen cláusulas de “confidencialidad” respecto a las discusiones que se entablen en ese seno y que los abogados que representan al país ya le transmitieron que la propuesta “estaba en consideración”.

“Los abogados transmitieron a la República esta oferta y le respondieron a Pollack que estaba en consideración. Dos semanas después del primer llamado, Pollack, impaciente, acusa públicamente a la Argentina de no responder a la invitación, con el claro propósito de “demostrar” que Argentina no quiere negociar y los fondos buitre sí. ¿Dónde está la confidencialidad que usted mismo solicitó, Sr. Pollack? ¿Dónde está su imparcialidad como mediador?”, enfatizó el Palacio de Hacienda en el comunicado.

“Esto revela una vez más el modus operandi del juzgado de Griesa. Si Argentina accedía a negociar “en secreto”, ¿cuánto tardaría en “filtrarse” la información a los medios locales e internacionales para perjudicar al gobierno? Si Pollack no aguantó ni dos semanas antes de revelar su “secreta” propuesta acusando al Gobierno Argentino”, inquirió Economía ante el comunicado difundido esta tarde por el ‘special master’ en Nueva York.

En ese marco, el Ministerio recordó que ya pidió en su momento el alejamiento de Pollack de su labor como mediador, luego que éste calificará a la Argentina en situación de default a pesar de que el país realizó en junio pasado el pago correspondiente para los tenedores de deuda reestructurados, que fueron bloqueados por decisión del juez.

En su comunicado, Pollack dijo que “el mayor bonista, NML, emitió, a través de mí, una invitación al Gobierno de Argentina (…) de retomar negociaciones” el 30 de enero pasado y que “el Gobierno de Argentina no ha ni aceptado ni respondido a la invitación de los bonistas”.

Para la cartera que dirige Kicillof “este comunicado se trata exclusivamente de una nueva maniobra mediática, como las tantas que realizó para favorecer a los fondos buitre el juzgado de Griesa y el propio Pollack”.

El Ministro de Economía recordó que en julio de 2014, Kicillof mantuvo “una extensa reunión con los representantes de los fondos buitres en la oficina de Pollack”, a pedido del mediador y que en encuentro “los fondos buitre, que paralelamente negociaban con diferentes actores del sector financiero nacional y extranjero, no negociaron sino que exigieron la ganancia del 1600% que les prometió Griesa”.

En esa reunión -según Economía- “se negaron además a proporcionar un paraguas adecuado para que se llegara a una solución que abarcara al 100% de los bonistas” y que “el Sr. Pollack, terminada esa reunión, declaró, contra lo que se había discutido y sin autoridad para hacerlo, que Argentina ‘estaba en default'”.

“Acto seguido, los fondos buitres reclamaron y seguramente cobraron los seguros de default (credit default swaps). Es por todas estas acciones que la República Argentina solicitó formalmente al juez que removiera al Sr. Pollack debido a su impericia, manifiesta parcialidad y arbitrariedad. Griesa no lo hizo”, agregó el Palacio de Hacienda.

Ahora “encontramos a Pollack ofreciendo una negociación secreta para luego, él mismo, hacer público este ofrecimiento. Sabemos además, que los fondos buitre lucran en el mercado con estas operaciones mediáticas”.
“Pollack intenta instalar que Argentina no quiere negociar. Sin embargo, la República negoció exitosamente con el Club de París, con Repsol, por los litigios en el CIADI y con el 93% de los bonistas que ingresaron al canje”.

En el caso de los fondos buitre, “muy lejos de rehuir de la negociación, la República ofreció para todos los que no ingresaron al canje (no sólo para el fondo NML Capital, de Paul Singer) un acuerdo que significaba una ganancia del más de 300% en sólo 6 años”.

El Gobierno “solicitó, además, que el Juez Griesa permitiera conocer el universo preciso al que afectaba su polémica sentencia, liberando el cobro a los tenedores de bonos de ley Argentina y ley inglesa que, tal como ha reconocido recientemente una corte del Reino Unido se encuentran fuera de su jurisdicción”.

Al día de hoy el Juez Griesa “no ha resuelto estas cuestiones otorgando así mayor poder extorsivo a los fondos buitre. Pero además, tal como afirmó la República, “arreglar” con Singer no significa, ni mucho menos, solucionar el entuerto que el propio Griesa creó con su sentencia de pari pasu”.

“Hoy, en su juzgado, se apilan reclamos por sumas siderales. Pollack se negó entonces y se niega aún hoy a participar a todas las partes en igualdad de condiciones”, criticó Economía.

La cartera que dirige Kicillof dio cuenta que el mediador Pollack “sostuvo que la clausula RUFO no importaba, que los llamados “me too” (otros bonistas holdout) tampoco importaban y acercó a Argentina una propuesta de pagar 200 millones de dólares a los fondos buitre para que concedieran un stay, en clara violación de la cláusula RUFO”.

Argentina, en cambio, “ofreció una solución para el 100% de los acreedores en el marco de la ley y del principio de equidad entre los acreedores”.

“Si el juez Griesa y su mediador Pollack quisieran favorecer las negociaciones para llegar a un acuerdo de buena fe y bajo condiciones de equidad deberían levantar las órdenes pari pasu que, lejos de cerrar el conflicto, generaron múltiples problemas entre bonistas, bancos intermediarios y en varias jurisdicciones judiciales”, destacó el comunicado.

“En lugar de intentar extorsionar al país impidiendo a los bonistas del canje cobrar el dinero pagado por Argentina, Griesa debería resolver los planteos de las partes y suspender las órdenes que fueron cuestionadas por expertos de todo el mundo (incluyendo varios premios Nobel), por los mercados internacionales, por países soberanos (incluyendo a Estados Unidos), por organizaciones internacionales y que ha llevado a las Naciones Unidas a discutir nuevos procedimientos que impidan que jueces como Griesa perturben el funcionamiento del sistema financiero internacional”, aseguró Economía.

“La República Argentina reitera su compromiso de honrar sus deudas con el 100% de los acreedores de manera justa, equitativa, legal y sustentable”, sostiene, por último, el comunicado del Palacio de Hacienda.