sábado 21 de mayo del 2022

   

Ahora

Foradori y el pacto con Reino Unido: «La bodega de la residencia británica es impactante» | Escándalo por Malvinas

 

El ex vicecanciller argentino durante el gobierno de Cambiemos, Carlos Foradori, quedó la semana bajo el centro de la polémica. Alan Duncan, ex viceministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, lo acusó en sus memorias de haber firmado un acuerdo sobre la cuestión Malvinas en estado de embriaguez.

El encuentro aludido tuvo lugar el 12 de septiembre del 2016 en la residencia de la Embajada Británica en Argentina.

Allí, Duncan se encontró con Foradori para negociar una comunicación en torno a acuerdos de tránsito aéreo y vínculos comerciales en las Islas.

El diplomático británico narró detalles de una cena en su libro de memorias, titulado In the Thick of It: The Private Diaries of a Minister.

“Bajo la residencia hay una fabulosa bodega, muy bien iluminada, con las paredes forradas de botellas de Merlot. El escenario es muy agradable para una reunión y nos juntamos ahí con Carlos Foradori, el viceministro de Asuntos Exteriores”, comenzó el relato de Duncan. Y agregó: “A medida que una botella tras otra iba pasando de la pared de la bodega a la mesa, las negociaciones mejoraban. A eso de las 2 de la mañana nos dimos la mano con un acuerdo general”.

El 13 de septiembre, Duncan anotó: «Mark Kent dice que Foradori acababa de llamar para decir que estaba tan borracho anoche que no podía recordar todos los detalles. Como un verdadero británico, Mark le recordó lo que había acordado, fielmente y sin malversación. Así que creo que todavía estamos en el camino correcto» escribió Duncan.

En diálogo con el periodista Eduardo Feinmann de radio Mitre, Foradori reconoció que participó de la cena pero negó que esa noche se hubieran discutido cuestiones relevantes.

“Estábamos todos y en un momento nos hacen bajar y ver la bodega, que realmente es impresionante, y estuvimos ahí. Después seguimos con el evento, que no tenía carácter de conversaciones sobre el tema más que algo general. Ahí no se va a negociar una cantidad de temas que abarcaron todo el marco de la relación bilateral en su conjunto”, relató Foradori.

“Un comunicado de prensa que incluye gran cantidad de temas como Derechos Humanos, G20, OCDE, desarrollo, cooperación, defensa, refugiados y otros temas más además de la cuestión Malvinas involucra a muchos funcionarios y eso no puede elaborarse en una cena”, se defendió.

En el documento firmado por Foradori, «se acordó adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos», y las partes «acordaron que serían establecidas conexiones aéreas adicionales entre las Islas Malvinas y terceros países», entre otros puntos.

Desde su asunción el 10 de diciembre de 2019, el Gobierno del presidente Alberto Fernández llevó a cabo una serie de acciones para «dejar sin efecto todas las cuestiones prácticas y los acuerdos posteriores que se derivaron del comunicado conjunto emitido en septiembre de 2016», según detalló la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, que conduce Guillermo Carmona.

Aunque, «en relación con los vuelos, a pesar de los numerosos intentos por parte del Gobierno argentino de presentar iniciativas conducentes hacia una mayor conectividad entre el territorio continental argentino y las Islas Malvinas, el Gobierno británico esgrimió distintas excusas para no avanzar en la negociación y parece haber optado por impedir todo avance real y concreto en el sentido de permitir un vuelo directo desde el territorio continental argentino a las Islas Malvinas», indicó la Secretaría en un comunicado.

«En tal sentido, el Gobierno argentino ha iniciado el procedimiento para notificar al Gobierno del Reino Unido que ha decidido discontinuar el servicio aéreo regular entre la Argentina (Islas Malvinas) y Brasil hasta tanto el Reino Unido se avenga a considerar el establecimiento de un vuelo regular directo entre el territorio continental argentino y las Islas Malvinas en aviones de línea de bandera», añadió.

Con respecto a hidrocarburos, el Gobierno argentino «aplicó los procedimientos previstos en las leyes 26.659 y 26.915 que establecen sanciones administrativas y penales para las empresas que realicen actividades de exploración o de extracción de hidrocarburos en el lecho o en el subsuelo del mar territorial o en la plataforma continental argentinos, sin autorización del Gobierno argentino», consignó el organismo.

EL PAPELÓN DE MACRI EN LA ONU

La política exterior de Juntos por el Cambio fue protagonista de papelones. En septiembre de 2016 la entonces canciller Susana Malcorra tuvo que salir a aclarar los dichos del presidente Mauricio Macri, quien reveló que la primera ministra británica Theresa May le dijo que está «de acuerdo» con comenzar un diálogo bilateral que incluya el reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas.

«Le dije que estoy listo para comenzar un diálogo abierto que incluya, por supuesto, el tema de la soberanía sobre las Islas», sostuvo Macri en diálogo con periodistas en Nueva York. Y agregó: «Me dijo que si, que habría que empezar a conversar. Son cosas que llevarán años, pero lo importante es que comencemos y ella estuvo de acuerdo».

EL ESCÁNDALO PRO CON EL EMBAJADOR ARGENTINO EN LONDRES

En diciembre de 2018, en un escándalo diplomático inédito, el embajador argentino en Londres durante el gobierno de Juntos por el Cambio, Carlos Sersale, reconoció la soberanía del Reino Unido sobre las Islas Malvinas al referirse a los funcionarios británicos designados por la corona como las “máximas autoridades de la isla”.

EL DÍA QUE EL MACRISMO SE NEGÓ A AVANZAR EN JUICIO CONTRA GRAN BRETAÑA POR EL HUNDIMIENTO DEL BELGRANO

El gobierno de Mauricio Macri también se negó a avanzar en un juicio contra Gran Bretaña por crímenes de guerra y por el hundimiento del Crucero General Belgrano.

La decisión quedó plasmada en un escrito de 110 páginas de Cancillería que comanda Susana Malcorra. El juicio se inició en 1987 por la Comisión de Familiares de Caídos en las islas Malvinas por crímenes de guerra y por el hundimiento del Crucero General Belgrano.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter