miércoles 18 de octubre del 2017

   

Ahora

Francia recibe el apoyo del Consejo de Seguridad contra EI

 

Una semana después de los letales ataques en París, Francia recibió hoy apoyos clave en la lucha contra el yihadismo: la unión europea (UE) acordó aumentar los controles sobre sus ciudadanos que viajen al exterior, entre otras medidas, mientras que su resolución presentada ante el consejo de seguridad de la ONU para actuar contra el estado islámico (EI) fue aprobada por unanimidad.

Mientras los titulares de Justicia e Interior de la UE, reunidos en Bruselas a pedido de Francia tras los ataques del EI que mataron a 130 personas en su capital, acordaron aumentar los controles sobre todo el territorio europeo, el Parlamento francés aprobó hoy de manera definitiva la prolongación por tres meses del estado de emergencia (sitio) declarado el viernes pasado.

Los miembros de la UE acordaron aumentar el control sobre sus ciudadanos que viajen al extranjero, reforzar el control de armas y recopilar más datos de los pasajeros de aerolí­neas, informó la agencia de noticias EFE.

También acordaron compartir más datos de inteligencia, especialmente sobre sospechosos como los belgas y franceses que se cree que volvieron de Siria para atentar en París, así como poner en marcha nuevos controles sobre bitcoin, efectivo y otras formas de mover dinero por fuera de los sistemas bancarios supervisados.

“Tenemos que actuar con firmeza, necesitamos hacerlo rápido y con fuerza”, dijo el ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, en rueda de prensa, alabando el apoyo que Francia habí­a recibido.

Como hay evidencias de que algunos de los atacantes de Parí­s -que estaban en listas de vigilancia antiterroristas- llegaron a Europa entre las decenas de refugiados o con pasaportes falsos, los datos de todos los viajeros, incluidos ciudadanos de la UE, que entren y salgan las fronteras de los paí­ses de la zona Schengen serán sistemáticamente comprobados con los de las bases de datos policiales.

Actualmente, la mayorí­a de los ciudadanos de la UE apenas son sometidos a comprobaciones visuales de los documentos.

Además, presionados por Francia, los ministros europeos también accedieron a revisar el sistema fronterizo Schengen para que estas comprobaciones sistemáticas de ciudadanos de la UE sean obligatorias y también para introducir las comprobaciones de datos biométricos para quienes cruzan las fronteras.

La llegada este año de centenares de miles de inmigrantes, incluidos muchos refugiados sirios, y sus posteriores movimientos masivos por las fronteras europeas, sacudieron el Schengen, el sistema común que permite a las autoridades competentes de los Estados miembros disponer de información relativa a algunas categorí­as de personas y objetos.