miércoles 21 de octubre del 2020

   

Ahora

Gasto o inversión social: “Otra vez sopa”, diría Mafalda

 

Por Sol Fabi.

“Otra vez sopa”, diría Mafalda. Puesta a leer los diarios de estos días, el entrañable personaje de historieta creado por Quino -quien murió el miércoles a los 88 años- sin dudas soltaría su recordada frasecita al ver los análisis publicados sobre los últimos datos difundidos por el INDEC, que dan cuenta de la gravedad de la crisis económica y social causada de arraste profundizada por la pandemia: 40,9 por ciento de la población argentina se encuentra bajo la línea de la pobreza.

Son cifras que duelen, pero que -tristemente- no sorprenden. La inédita crisis sanitaria mundial, superó por muy poco el poder destructivo provocado por las políticas aplicadas durante los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, ya que en lo que va de la pandemia la pobreza tuvo un aumento del 5,4 por ciento, mientras que en la gestión anterior -sin crisis sanitaria mediante- registró un alza del 5,2 por ciento. Una muestra clara de que hay pandemias “naturales” o “impredecibles” y pandemias administradas con precisión quirúrgica.

Es en este contexto crítico que los sectores que concentran el poder económico y mediático vuelven a proponer la misma receta de siempre. La de la sopa detestada por Mafalda, claro, que a pesar de haber dado sobradas muestras de sus pésimos resultados insiste con sus ingredientes estrella: ajuste y achicamiento del Estado.

No en vano las notas periodísticas cuestionan la dimensión del gasto público, sin destacar que ese “gasto” ha sido la principal herramienta para paliar la grave situación social -producto de los últimos años de ajuste- en que se encontraba gran parte de la población argentina a principios de año y evitar que la crisis sanitaria mundial hundiera a todavía más millones de personas bajo la línea de la pobreza.

Esta lógica es la que detenta la nota publicada por el diario La Nación que afirma que “La máquina de imprimir billetes no cesa y los pesos se multiplican. Muchos de ellos, como se sabe, terminan en gasto del Estado”.

En esta línea, el mismo artículo cuestiona el aumento del presupuesto publicado esta semana en el Boletín Oficial: “Como sucede desde el inicio de la cuarentena, el Ministerio de Desarrollo Social se llevó gran parte de la modificación. El presupuesto de la cartera que conduce Daniel Arroyo se incrementó en $39.712,4 millones”. Y más adelante, insiste en que “con esta cifra, Arroyo, responsable de gran parte de las compras de alimentos para los sectores con menos ingresos, ya suma 239.958 millones”.

En rigor, las cifras publicadas por el matutino son precisas, pero omiten la titánica tarea que Desarrollo Social lleva adelante desde que el Gobierno asumió en diciembre y que se vio multiplicada desde la llegada del coronavirus al país. De marzo a esta parte, el Estado ha hecho un enorme esfuerzo para reforzar las prestaciones a la seguridad social y la inversión pública con medidas como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), entre otras.

Fue el propio presidente Alberto Fernández quien dio cuenta de la magnitud de los fondos destinados a contener la dramática situación social. “Cuando pusimos el IFE en funcionamiento lo hicimos pensando que iba a alcanzar a 600 mil monotributistas y a 2 millones de personas que entendíamos que el Estado no tenía registradas, pero ese número fue creciendo hasta descubrir que había 9 millones de argentinos que estaban totalmente afuera del sistema”, remarcó. Y destacó que una vez conocida esa realidad “fuimos en auxilio de esos argentinos, con el plan Contra el Hambre, con la Tarjeta Alimentar, con la AUH, incrementando el ingreso de los jubilados, y así y todo la pandemia nos dejó con esta situación de pobreza que hoy enfrentamos y que es el desafío que tenemos que asumir”.

Por su parte PAMI lleva invertidos 43.000 millones de pesos en Medicamentos Gratis a seis meses de lanzar esta política para las personas afiliadas de todo el país, un derecho que les había recortado Cambiemos. Entre otras medidas, el organismo que conduce Luana Volnovich reforzó el sistema sanitario con la puesta en marcha de 5 hospitales en 5 meses, creó el programa Residencias Cuidadas y garantizó la vacunación antigripal 2020 en un país que no tenía Ministerio de Salud.

Los Medicamentos Gratis son financiados con recursos del Estado argentino a través de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva (Impuesto PAIS) para mejorar la calidad de vida de las jubiladas y los jubilados.

Este viernes el Gobierno nacional y UNICEF Argentina presentaron en el Salón Norte de la Casa Rosada un programa interministerial para abordar y activar medidas urgentes en materia de desarrollo infantil temprano.

La iniciativa propone generar un marco de consenso y diálogo para reforzar el sistema de protección social dirigido a los niños, niñas y adolescentes, gestantes y cuidadores primarios, optimizando así los recursos del Estado mediante la articulación y la coordinación de todos los actores.

Durante la primera reunión ministerial, el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, aseguró que “por primera vez, hay un capítulo en el presupuesto nacional que incorpora la inversión del Estado para niños, niñas y adolescentes y que es de 873 mil millones de pesos”.

A su turno, la secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, expresó que “la pobreza en la Argentina tiene rostro de niñez y de mujer” y valoró que esas realidades tengan un correlato en el presupuesto, “de un modo concreto y transparente, para que todos los argentinos y argentinas seamos los encargados de resguardar esos derechos”.

El programa entre otras líneas de acción, prevé una intervención directa en 200 municipios con más derechos vulnerados a fin de disminuir la brecha de equidad. UNICEF en la Argentina agradeció la conformación de este espacio “para poder garantizar a cada niña y niño el mejor comienzo en el pleno ejercicio de sus derechos”.

“Saludamos que, por primera vez, el mensaje del Presupuesto 2021 incluye un análisis transversal de los recursos relacionados con la niñez y la adolescencia”, indicaron en UNICEF.

La Argentina enfrenta una vez más un momento complejo, en el que el gasto público se convierte en la arena de disputa de dos modelos de país opuestos. Uno apuesta por la inclusión social, en el que dinero que el Estado devenga en prestaciones sociales es considerado una inversión a futuro y que, cuya sostenibilidad en el tiempo, permitirá sentar las bases de un modelo con crecimiento para todos. El otro, tiene como principal objetivo que las cuentas cierren a como dé lugar, aunque eso implique la caída de muchos. Ajuste o crisis, propone. “¿Otra vez sopa?, puajjj”, diría Mafalda. No gracias, de esa receta ya no vivimos.

 

 


SEGUÍ LEYENDO:

ag

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter