miércoles 29 de marzo del 2017

   

Ahora

El Gobierno cede ante Reino Unido: los kelpers logran más vuelos a Malvinas desde terceros países y sin Aerolíneas Argentinas

 

REUNIÓN. Malcorra junto al vicecanciller británico, Alan Duncan.

El gobierno de Mauricio Macri y el Reino Unido dieron un nuevo paso en el tema de los vuelos hacia las Islas Malvinas, pero desde terceros países y sin el servicio de Aerolíneas Argentinas, todas exigencias de los británicos. Así se desprende del comunicado de los kelpers, que difiere del emitido por Cancillería argentina.

El acuerdo fue firmado en Londres por el vicecanciller británico, Alan Duncan, y el vicecanciller argentino, Pedro Villagra Delgado, con la intervención de los kelpers en la negociación.

Según la cartera que dirige Susana Malcorra, en la reunión “se llegó a un principio de entendimiento para incrementar la frecuencia de vuelos a las islas desde el territorio continental argentino. Los dos países harán gestiones con las autoridades aeroportuarias de Brasil y Chile para determinar cómo serán las escalas y los vuelos de estos respectivos lazos aéreos”.

Si bien Cancillería habla de vuelos “desde el territorio continental argentino”, los kelpers manifestaron que “un proceso ha sido acordado para avanzar en un servicio aéreo adicional de las Islas Malvinas desde Brasil o Chile, con un objetivo de lanzamiento en octubre de 2017, basado en la viabilidad comercial”. Esto es, desde terceros países.

Y hablan apenas de escalas: “Esto incluiría una escala en Argentina, de la actual mensual LAN en Río Gallegos, aunque no se ha acordado ninguna locación al momento”.

De esta manera Argentina cedió en su reclamo histórico de obtener un vuelo directo hacia las islas Malvinas.

Con el acuerdo, no sólo abandona ese objetivo, sino que además se les permite que más vuelos de terceros países atraviesen el espacio aéreo argentino a cambio de una escala en territorio continental.

kelpers Malvinas

El gobierno de Cambiemos cedió también a otra de las pretensiones del Reino Unido: que los vuelos no sean operados por Aerolíneas Argentinas, sino por una compañía aérea de otro país que podría ser de Chile o Brasil.

La postura para que Aerolíneas Argentinas no opere en la ruta a Malvinas fue defendida fuertemente por consejeros de las islas Malvinas Mike Summers y Phyl Rendell, que estuvieron presentes en la reunión reservada con la comitiva argentina, que encabezó Villagra Delgado.

Macri rompió así con una política histórica al dialoga directamente con los kelpers.

En tanto, el vice canciller británico aseguró sin dar mayores detalles que se trata de “nuevos vuelos de Islas Malvinas a América Latina”.

El Foreign Office emitió un breve comunicado que también habla de “un servicio aéreo adicional desde las Islas Malvinas a América del Sur”.

En la actualidad hay un vuelo semanal de LAN que sale de Chile y que una vez al mes hace escala en Río Gallegos, tanto a la ida como a la vuelta; es decir dos escalas por mes.

El establecimiento de servicios aéreos regulares y directos entre Buenos Aires y las islas Malvinas fue una iniciativa impulsada por la Argentina y rechazada por los kelpers.

El acuerdo fue analizado por el ex canciller Jorge Taiana: “La noticia está al revés porque dice que ´los isleños aceptan que haya un nuevo vuelo al continente´; la noticia en realidad es que ´la Argentina cede al pedido británico de que haya otro vuelo desde las Islas a otra parte, a un país de América del Sur, y que una vez por mes ese vuelo pase por algún punto del territorio continental argentino”.

“No es una buena noticia, es una mala noticia”, explicó Taiana “porque lo que estábamos esperando y lo que reclamaba Argentina es que el segundo vuelo partiera de territorio continental argentino para ir a las Islas y que en lo posible fuera nuestra línea de bandera”.

“A eso, ellos (el Reino Unido) se ha negado, y lo que ha hecho Argentina es conceder que un vuelo vaya a un tercer país y que una vez por mes pase por un algún punto de argentina, que todavía no está definido”, subrayó.

Los vuelos de terceros países a Malvinas fue uno de los pedidos que realizó la primera ministra Theresa May en una carta que envió al presidente Macri, además de solicitar la “remoción de las medidas de restricción de los hidrocarburos”.

“Es mi sincero deseo que donde tengamos diferencias éstas puedan ser superadas en una atmósfera de mutuo respeto y con la intención de actuar en una forma que beneficie a todos los involucrados”, escribió la premier británica a Macri el 2 de agosto. Y a la vez destacó que “esto incluye progresar hacia nuevas conexiones aéreas entre las islas Malvinas y terceros países en la región y la remoción de las medidas de restricción de los hidrocarburos”.

Dichos puntos fueron luego avalados en la polémica declaración que firmó Malcorra con Alan Duncan, que incluye levantar las sanciones que las leyes argentinas fijan para empresas que exploten recursos naturales en el área de las Malvinas.