sábado 24 de junio del 2017

   

Ahora

Primera privatización de Macri: venderá acciones del Estado en empresas eléctricas

El gobierno de Mauricio Macri avanza con el plan para privatizar al menos seis usinas eléctricas en las que el Estado tiene participación accionaria. De esta manera pone en práctica su concepción de que los empresarios son quienes deben regular el segmento de producción térmica, salvo en el caso de grandes represas hidroeléctricas y centrales nucleares apalancadas con financiamiento externo de otras naciones.

Según reveló el diario Perfil, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, analiza la posibilidad de entregar las usinas eléctricas para pagar deudas acumuladas desde la anterior gestión. Un cálculo del Estudio Bein & Asociados sostiene que dichas ventas generarían una recaudación de $ 35 mil millones.

El artículo firmado por el periodista Nicolás Gandini afirma que la primera etapa de la iniciativa contempla la venta o concesión de las centrales térmicas en poder de Enarsa.

Central Termoeléctrica Guillermo Brown 1

La empresa estatal de energía creada durante los gobiernos kirchneristas busca transferir a manos privadas las centrales Ensenada Barragán, ubicada a las afueras de La Plata, y Brigadier López, en Santa Fe, según confirmaron a Perfil.

La segunda etapa del plan oficial prevé la cesión de otras cuatro centrales térmicas construidas –o aún en ejecución– durante el kirchnerismo.

“En esa lista figuran Endesa (hoy propiedad de la italiana Enel), Sadesa (el holding liderado por Guillermo Reca, del que participa Nicolás Caputo, amigo de estrecha confianza del presidente Macri); y las norteamericanas AES y Duke Energy, entre otras”, enumera Perfil.

“Bajo el esquema de Foninvemen, el Estado construyó las usinas San Martín, emplazada en Timbúes (Santa Fe), y Belgrano, en Campana. Son ciclos combinados que aportan, en conjunto, 1.600 megawatts (MW) de potencia al parque de generación, cerca de un 12% de la capacidad total”, repasa el artículo.

Por su parte, en las centrales Vuelta de Obligado y de Guillermo Brown el Estado controla hasta un 70% del paquete accionario.

El nuevo modelo implicará que la generación de energía con combustibles fósiles (gas, gasoil y fueloil) correrá por cuenta de actores privados del mercado. El Gobierno afirma que el kirchnerismo dejó una deuda del orden de los $ 25 mil millones con las empresas generadoras (unos US$ 1.650 millones). Una de las alternativas que se está estudiando en el área energética consiste en canjear ese rojo por la cesión de la participación del Estado en esas plantas.

Central Térmica Vuelta de Obligado