sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

Grecia pide una nueva reestructuración de deuda

 

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció que su país presentó una amplia propuesta a sus acreedores para recibir un nuevo rescate financiero y que dará detalles sobre el plan en los próximos días.

Al iniciar su discurso, dijo que la crisis griega “representa la impotencia colectiva de Europa” y recalcó que es consciente de “lo crítico de este momento” y que asumirá su responsabilidad.

“Hoy enviamos un comunicado al MEDE”, dijo el líder de Syriza ante los eurodiputados en Estrasburgo, en referencia a la propuesta griega de obtener otro rescate, el tercero desde 2010, pero ahora a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Según Tsipras, el objetivo de un nuevo programa de ayuda debe ser repartir las cargas de forma justa entre la población, informó la agencia de noticias DPA. “Los trabajadores y los jubilados no pueden aceptar más lastres”, advirtió.

Los dos programas de rescate anteriores, de 2010 y 2011, se utilizaron para rescatar a la banca y “no llegaron al pueblo”, apuntó el jefe de gobierno griego.

“Con ninguna de las reformas mejoró el funcionamiento de las instituciones estatales”, añadió el premier.

Tsipras fue recibido en el Parlamento entre las ovaciones de sus seguidores pero también con protestas. Algunos parlamentarios mostraron carteles con la palabra “No” y “Oxi” (“no” en griego), en alusión al triunfo del “No” en el referéndum convocado por Tsipras el domingo pasado en Grecia sobre los ajustes que los acreedores y socios de la eurozona exigían a su país a cambio de ayuda financiera.

“Nos encontramos ante una encrucijada para Europa”, dijo el primer ministro griego.

El primer ministro recibió ayer un ultimátum de los líderes de la zona euro para presentar un plan detallado de reformas económicas para salvar a Grecia de la ruina financiera antes de una cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebrará el domingo próximo.

Los líderes de la zona euro dijeron que, en caso de que Grecia no presentara ninguna propuesta o de que esta no fuera satisfactoria, ya tienen elaborado un plan B de salida del país del euro.