sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

Grecia reabrió su Bolsa tras un mes de suspensión

 

La Bolsa de Atenas registró fuertes pérdidas en la primera jornada de cotización, tras pasar más de un mes cerrada, al cerrar con un retroceso del 16% después de haber caído hasta el 23% en el primer tramo de la rueda.

El índice de referencia de la Bolsa cerró en los 668,06 puntos, 129,46 puntos por debajo de la anterior marca, de acuerdo con las cifras del mercado, informó la agencia de noticias DPA.

El presidente del Comité de Mercado de Capitales, Kostas Botopoulos, señaló a la televisión local Skai que cuentan con que en los primeros días de negociación haya numerosas pérdidas. “La Bolsa (…) sufrirá presiones. Y lo mismo los bancos, teniendo en cuenta que deben recapitalizarse”, afirmó.

Por otra parte, un experimentado corredor de valores indicó que “la Bolsa muestra lo que pensamos los inversores de la situación económica”, en tanto que otro dijo que “estaba claro que iba a ser un ‘lunes negro’, pero tenía que haber un comienzo que en algún momento nos devuelva a la normalidad”.

Por el momento hay limitaciones a las transacciones bursátiles. Los inversores que tienen su dinero depositado en bancos griegos sólo pueden comprar o vender títulos si pagan en efectivo o lo hacen con dinero procedente del extranjero, explicó Botopoulos.

El cierre de la Bolsa de Atenas se adoptó como parte del control de capitales impuesto el 29 de junio para evitar el colapso los bancos helenos.

En los meses anteriores los griegos sacaron miles de millones de euros de sus cuentas ante la incertidumbre por la situación económica.

Por otro lado, las negociaciones en Atenas con los acreedores continuaron hoy, centradas en cuestiones fiscales, y mañana comenzarán a discutir sobre las privatizaciones, informaron fuentes gubernamentales a la agencia DPA.

Las reformas que negocia el gobierno griego son la condición para el otorgamiento un nuevo programa de ayuda por valor de hasta 86.000 millones de euros. Los acreedores exigen la eliminación de exenciones fiscales a los acreedores, así como elevar la edad de jubilación, limitar las huelgas a través de una nueva legislación y la liberalizar el mercado laboral.

Hasta el 20 de agosto el país heleno tiene que devolver 3.200 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE) y en las conversaciones en curso participan el banco, expertos de la Unión Europea (UE), del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

“Si todos cumplen sus compromisos del 12 de julio (adoptados durante una cumbre de la Eurozona), podrá haber un acuerdo”, afirmó el comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, en declaraciones al diario griego “Ethnos”.

“Todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes, pero la cooperación constructiva a nivel técnico debería permitir que las negociaciones sobre el nuevo programa de tres años progresen rápidamente”, agregó. Los encuentros del gobierno con sus acreedores se producen en medio de una nueva huelga de los empleados de ferrocarriles, que protestan contra los planes de privatización de la empresa.

Además, los médicos griegos iniciaron hoy una protesta por las grandes deudas que el servicio de salud griego (EOPYY) tiene con ellos: sólo atenderán a los pacientes si estos pagan en efectivo la consulta.

Tras esta medida de presión figura el impago por parte de EOPYY a unos 8.000 médicos que trabajan con aseguradoras.

“Desde febrero que no nos pagan. Son ocho millones de euros al mes”, dijo el presidente de los médicos de aseguradoras, Giorgos Eleftheriou, en declaraciones al portal de noticias griego protothema.gr. La medida de presión se mantendrá hasta el próximo viernes.

En Europa, los mercados accionarios no siguieron el derrotero de la Bolsa de Atenas y, por primera vez en mucho tiempo, parecieron desmarcarse del rumbo de la economía y las finanzas de Grecia al cerrar con alzas generalizadas, con la única excepción de Londres.

El índice FTSE de la Bolsa londinense perdió 0,11%, en tanto que el CAC 40 de la Bolsa de París trepó un 0,40%, mientras que el DAX de Frankfurt tuvo un comportamiento muy bueno al crecer un 1,19%.

En Italia, el índice MIB de la Bolsa de Milán ganó un 0,75%, un porcentaje casi idéntico al 0,76% en el que creció el IBEX 35 de la Bolsa de Madrid.

En Amsterdam, las acciones subieron un 1,05% y en Suecia un 0,16%.

En un sentido contrario y en línea con la situación de Grecia, el índice industrial Dow Jones de la Bolsa de Nueva York retrocedió un 0,52%, mientras que el Nasdaq, de valores tecnológicos, perdió un 0,25%.

En el mercado de divisas, el euro retrocedió levemente respecto del dólar, llegando a caer un 0,30%, cotizando a 1,0985 dólares.