lunes 23 de octubre del 2017

   

Ahora

Grecia: Tsipras admitió posibles elecciones anticipadas

 

El primer ministro griego explicó que rechazar el acuerdo alcanzado a principios de julio con el Eurogrupo hubiera implicado la quiebra inmediata del país, y admitió que el “doloroso” compromiso quizás lo obligue a convocar elecciones anticipadas.

Las declaraciones del premier fueron hechas durante una entrevista concedida a la radio de Syriza Sto Kokkino, en la que reconoció que el “corazón” le aconsejó abandonar la mesa de negociaciones en la sesión maratónica con los socios de la Eurozona del pasado día 12, pero que no lo hizo porque era consciente de que la consecuencia inmediata hubiera sido la quiebra de los bancos.

“Si lo hubiera hecho durante esa negociación de 17 horas” se habrían producido una serie de acontecimientos que hubieran llevado a la pérdida de todos los depósitos bancarios, aseguró Tsipras en la entrevista reproducida por la agencia de noticias EFE.

Además, interpretó que el acuerdo alcanzado “abrió la posibilidad de obtener un desembolso mucho mayor del previsto inicialmente”, a cambio de los mismos esfuerzos.

Luego explicó que si hubiera abandonado las negociaciones con los acreedores lo primero que habría sucedido era el cierre de las sucursales de los bancos en el extranjero.

El Banco Central Europeo, en consecuencia, habría dejado de aceptar las garantías de los bancos griegos a cambio de los créditos de emergencia, algo que -subrayó- “hubiera conducido a la quiebra de todos los bancos y a la consecuente pérdida de los depósitos”.

El líder izquierdista admitió que los compromisos que debió asumir lo empujaron a una situación que previsiblemente desembocará en la convocatoria de elecciones anticipadas, pues en la dos votaciones sobre los programas de reforma que los socios pidieron como requisito previo, más de una treintena de diputados de Syriza le negaron el respaldo y los dos proyectos debieron salir con el apoyo de la oposición.

“Soy el último que habría querido elecciones si hubiéramos mantenido la mayoría parlamentaria” para los próximos cuatro años, dijo el primer ministro.

Reiteró también que su prioridad ahora es lograr la firma del tercer rescate y que espera que a comienzos de septiembre su partido celebre un congreso extraordinario antes de las elecciones en el que se defina cuál va a ser el programa y cuáles los pasos a seguir.

Además, criticó indirectamente a los diputados rebeldes y calificó como “cortos de mente” a los que creen que se puede hacer “la revolución con el asalto al Palacio de Invierno”.