viernes 20 de octubre del 2017

   

Ahora

Gustavo Vera: “El poder le garantizó impunidad a Stiuso a cambio de venir a hacer circo a falta de pan”

El legislador porteño se refirió a las causas contra el ex espía que no avanzan en la Justicia y a su reaparición en los medios. "Lo tratan de instalar, pero además, manda mensajes mafiosos diciendo que sigue en funciones".
 

El legislador porteño Gustavo Vera, uno de los dirigentes más cercanos al papa Francisco, afirmó que “a Stiuso algún sector del poder le garantizó impunidad”, tras la audiencia que tuvo el martes ante la Cámara Federal donde solicitó que La Alameda sea querellante en la investigación por supuesto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero respecto del ex espía.

La audiencia se realizó luego de la apelación de La Alameda a la decisión del juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien negó esa posibilidad.

“Pedimos a la Cámara volver a ser querellantes en la causa, porque si bien el argumento del juez es que nuestra agrupación no tiene validez para investigar el lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, nosotros fundamentamos muy claramente que dentro de las propiedades mal habidas de Stiuso, muchas se usaban para prostíbulos, y que la trata era un elemento habitual en el mundo Stiuso”, amplió Gustavo Vera en radio Del Plata.

Los bienes del ex espía “se usaban no solo para fines económicos sino también con fines de extorsión de funcionarios, sindicalistas, empresarios. Hay 25 propiedades que no se pueden explicar y varias tenían que ver con el delito de trata”, añadió.

Para Vera, “Stiuso hizo forum shopping” debido a que la causa “se la arrancaron a (Sebastián) Casanello a fines de diciembre, después se la sacaron a (Claudio) Bonadio, después se la sacaron a (Rodolfo) Canicoba Corral…y todo hasta que recayó en un juez amigo”, en alusión a Martínez de Giorgi.

El legislador apuntó que “a Stiuso algún sector del poder le garantizó impunidad”; y argumentó con que “cuando estábamos en la cumbre de jueces en Roma, sugestivamente, Giorgi decide no sólo apartar a La Alameda de la causa sino dejar sin efecto el embargo de Casanello” pese a que “se pudo constatar que las empresas que tenía Stiuso eran empresas mal habidas, sobre las que hay dos hipótesis: el uso corrupto de fondos reservados, y los contactos
fluidos con el crimen organizado”.

“Las causas contra Situso habían avanzado bastante hasta fines de diciembre pasado, a tal punto, que estuvo al borde de la indagatoria. Evidentemente, hubo una negociación donde a Stiuso algún sector del poder le garantizó impunidad a cambio de que venga a hacer circo a falta de pan”, insistió.

“Todos recordarán el circo de las 13 horas declarando por el caso Nisman. Fue cadena nacional y todo terminó siendo desestimado, pero mientras tanto sirvió para el circo”, dijo el legislador.

Sobre la reaparición pública del ex agente brindando una entrevista al diario La Nación, donde formuló declaraciones esta semana, Vera analizó: “Lo tratan de instalar, pero además, manda mensajes mafiosos diciendo que no dejó de trabajar”.

Stiuso también declara (al diario La Nación) sin problemas dos delitos: dice que sabía de la existencia de un servicio de inteligencia paralelo que se dedicaba a espiar opositores, pero no lo denunció, con lo cual estamos frente a un problema de incumplimiento de los deberes de funcionario público”, manifestó.

Por otro lado, Vera analizó que el ex espía “dice que vive actualmente de la empresa que fundó en el ’97, y queremos creer que es Construcciones y Tecnologías, que tiene un incremento de fondos ciclotímico que no se puede explicar con su salario, como tampoco puede hacerlo la que tenía sugestivamente antes del tema de la AMIA”.

“Él se ha dedicado a dedicado a utilizar esa causa (AMIA) para quedar bien con sus mandantes de turnos que están ligados a la CIA y a otros servicios internacionales”, finalizó el legislador porteño.

El ex agente de Inteligencia Antonio “Jaime” Stiuso aseguró esta semana que al fiscal de la Unidad Especial Amia Alberto Nisman “lo mataron”, y denunció “persecución” por parte del kirchnerismo.