martes 22 de agosto del 2017

   

Ahora

En Morón recuerdan el “negociado de las cloacas entre Macri y Rousselot”

 

El candidato a intendente de Morón por el Frente para la Victoria, Hernán Sabbatella, aseguró que los vecinos de ese distrito del oeste del conurbano bonaerense “aún recuerdan el negociado de las cloacas” que a fines de los ’80 involucró al actual postulante presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, y el entonces jefe comunal del justicialismo Juan Carlos Rousselot.

“El recuerdo de ese negociado está aún presente en muchos vecinos de Morón, que se sintieron perjudicados por una gestión lamentable como fue la de Rousselot que se asoció con Macri para hacer una obra que no traía ningún beneficio para los habitantes del partido”, señaló Hernán Sabbatella en diálogo con Télam.

El hermano del titular de la Afsca y ex intendente de Morón, Martín Sabbatella, consideró que muchos sectores políticos del partido “ocultan este hecho histórico” por que “se niegan a decir cuál es el modelo de municipio que pretenden implementar”.

“Este tema de la historia de (Mauricio) Macri en nuestro partido es algo que desde la alianza Cambiemos se niegan a discutir. Hablan de superar el pasado o de mirar para adelante. Creo que en el fondo lo hacen porque, como sucede en el orden nacional, no pueden dar a conocer cuáles son sus verdaderas intenciones”, subrayó el candidato kirchnerista.

El 30 de diciembre de 1988, Rousselot firmó un convenio con la empresa SIDECO, perteneciente a la familia Macri, para tender la red cloacal en Morón.

El encargado de llevar la gestión de parte de esa firma que encabezaba Franco Macri fue su hijo Mauricio, entonces un ingeniero de 29 años que se perfilaba con un promisorio futuro en la compañía, que trabó numerosos contratos privados con el Estado para la realización de obras públicas.

“Por ese convenio, se estipulaba una inversión de parte del grupo de 20 millones de dólares y la obtención de un reembolso de U$S 140 millones. Los vecinos quedaban como garantes de las obras por 22 años. Es decir que podían ser ejecutados si entraban en mora”, recordó Hernán Sabbatella.

A los 70 días, el convenio cayó, ya que el Concejo Deliberante lo rechazó debido a las excesivas tarifas, la celeridad en el proceso de contratación y la falta de un concurso de ofertas para cubrir la obra.