sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

#HitoHistórico: La Central Río Turbio entregó electricidad por primera vez al sistema nacional

 

La puesta en marcha de la Central Termoeléctrica a Carbón de Río Turbio -que generará 240 megavatios- alcanzó esta mañana un hito histórico al concretarse con éxito la prueba de sincronización a la red nacional.

La prueba permitió entregar por primera vez electricidad al Sistema Interconectado Nacional (SIN), informó el Ministerio de Planificación Federal.

La sincronización se realizó a las 8.30 y se extendió por una hora, en la que se generaron 22 megavatios utilizando, como establecen los procedimientos para este tipo de pruebas, una combinación de carbón y gasoil.

La cartera de Planificación afirmó en un comunicado que con la prueba de hoy “queda demostrado que los pronósticos de los diarios La Nación y Clarín, que el año pasado llamaron a la usina de Río Turbio “papelón energético”, procuraban cuestionar el desarrollo del interior profundo, en zonas alejadas del puerto, y la puesta en valor de nuestros recursos naturales”.

Central Río Turbio  Clarín

Central Río Turbio 1
De acuerdo al informe de la prueba, que contó con la participación de la empresa Siemmens, proveedora de las turbinas que equipan la central, se evaluó satisfactoriamente el funcionamiento de la turbina a baja velocidad, a sobrevelocidad y sobreexcitación.

El Ministerio de Planificación Federal calificó como “un hito histórico” la puesta en marcha de la central termoeléctrica, usina impulsada por el ex presidente Néstor Kirchner, que hace posible la industrialización del carbón del Río Turbio y su inclusión en la matriz energética nacional.

La central de generación eléctrica fue construida con tecnología avanzada de lecho fluido junto al único yacimiento de carbón de Argentina, un proyecto que se ejecutó bajo la modalidad “llave en mano” con una capacidad de 240 MW.

Central Río Turbio 2
Se trata de la central térmica de carbón más austral del mundo y su obra ha sido diseñada con el máximo respeto por el medio ambiente ya que su tecnología CFB garantiza bajos niveles de emisiones y el equilibrio natural de la zona.

La central se nutrirá exclusivamente con el carbón producido en la mina de Río Turbio y para la refrigeración se utilizarán aerocondensadores que preservan el equilibrio hídrico, aunque también está adaptada para funcionar a gas.

Esta nueva central forma parte del Plan Energético Nacional anunciado en 2004 que permitió terminar otros proyectos estratégicos que estaban paralizados como la Central Nuclear Néstor Kirchner (Atucha II) y la Represa Binacional Yacyretá.

Además, esta usina permite concretar la interconexión de la Patagonia Sur al Sistema Nacional, como a otras regiones excluidas, permitiendo poner en valor su potencial energético, no sólo carbonífero sino también eólico e hídrico, con las represas Kirchner-Cepernic sobre el río Santa Cruz que ya están en construcción.

Central Río Turbio 4
De acuerdo al cronograma de puesta en funcionamiento, durante los próximos 15 días se implementará la automatización de los procesos, como trabajo previo a la sincronización definitiva a la red nacional.

Estas tareas se realizan en conjunto tanto con Siemmens como con la empresa Forster Wheeler, que fue quien proveyó las calderas.

Central Río Turbio 5

Esta nueva central térmica generará 240 megavatios de energía a partir del carbón proveniente del Yacimiento Carbonífero Río Turbio, con la intención de aprovechar al máximo las abundantes reservas de este mineral y la revalorización de la actividad minera en la cuenca.

Se prevé que el consumo anual estimado de la usina será de 1,2 millón de toneladas de carbón, lo que impulsará sus turbinas de forma permanente, aunque en las ocasiones que sean necesarias, también se podrá quemar gas a precio reducido, ya que Río Turbio está a 50 kilómetros de uno de los yacimientos de gas más grandes del país.

Con este fin de poder cumplir con la provisión de la materia prima, se realizó una fuerte inversión para reequipar la mina con máquinas de última generación que permiten extraer el recurso del carbón de uno de los nuevos frentes largos que se abrieron en su interior.