miércoles 19 de septiembre del 2018

   

Ahora

Industria textil: destrucción de empleo fue la mayor desde inicios del siglo

 

Por las importaciones y la caída de ventas, la destrucción de puestos de trabajo en la industria textil en 2017 fue la mayor desde la crisis de inicio de siglo. Así lo destacó un estudio sobre la dura situación del sector durante el gobierno de Cambiemos realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV).

En 2017 se registró la mayor caída de empleos en la industria textil, desde la crisis del 2001: 7273 trabajos menos.

En total, la cifra asciende a 8500 empleos registrados menos en los últimos dos años: 4.360 en productos textiles y 4128 en confecciones, en base al análisis que se desprende de datos oficiales del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial (OEDE) y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS).

La pérdida de empleo en el último año es mayor a la caída promedio del período 1999-2002 años que marcaron la mayor crisis económica y social en la historia argentina.

“Las consecuencias de la crisis del sector textil se reflejan en el nivel de empleo. La apertura de importaciones, el aumento del precio de la energía y el retiro del estado en políticas de apoyo a la actividad productiva, son altamente determinantes de este resultado”, remarca el documento ligado a la Carrera de Economía de la UNDAV, que dirige Santiago Fraschina.

resumen industria textil

Asimismo, la producción en la industria textil presenta un retroceso productivo tanto en 2016 (-4,3%), como en 2017 (-6,7%) y en los primeros meses del corriente año (-6,9%).

En este marco, la capacidad instalada de la industria también se encuentra en los niveles más bajos desde la crisis de 2001: en los primeros 5 meses de 2018 alcanza el 60%, 13 puntos por debajo de 2015.

Los resultados del comercio exterior muestran una primarización de la canasta exportadora y un proceso de des-sustitución de importaciones que agrava la restricción externa: pese al desolador panorama en el ámbito local, las compras de productos textiles en el exterior crecieron hasta 166% en comparación a 2015, con un aumento promedio del 34,7%.

En una economía altamente dependiente del consumo interno, la caída en el poder adquisitivo afectó también los niveles de transacciones: desde 2016, en 27 de los últimos 30 meses se redujeron las ventas de productos textiles.

caida empleo

“Son tres los principales factores que afectan el desempeño fabril en su producción y rentabilidad: la avalancha de importaciones, la caída en las ventas internas y la acuciante inflación de costos”, explica el documento de la UNDAV.

Por otra parte, se destaca también la aguda compresión de márgenes a la que están expuestos los empresarios industriales: los precios textiles subieron casi 10% menos que el promedio general de precios.

En relación a esto, el informe universitario subraya que “con una estructura de costos cada vez más asfixiante, producto de los incrementos tarifarios, la rentabilidad del sector se sigue reduciendo en un contexto donde, debido a la baja en las ventas, los empresarios no tienen espacio para transferir a precios los aumentos en sus costos de producción”.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter