lunes 16 de octubre del 2017

   

Ahora

Por la inflación, proponen como inversión “comprar comida y guardarla”

 

Ni las Lebacs, ni bonos ni acciones. Por la alta inflación y las devaluaciones del Gobierno a través de la “flotación” del dólar, ahora proponen realizar una “plazo fijo de alimentos” como inversión rentable.

“Comprar comida y guardarla pueda considerarse una inversión. Y una inversión bastante rentable”, asegura el diario Clarín. “A tal punto que, en el último año, la práctica de llenar las alacenas con productos como aceite, azúcar o leche en polvo generó ganancias hasta tres veces mayores que las de ´refugios´ clásicos como el dólar o el plazo fijo” en pesos.

El matutino destaca que los precios de alimentos y bebidas aumentaron hasta un 80% en un año y asegura que “stockearse” fue la mejor inversión.

Para explicar esta “rentable inversión”, el artículo repasa los brutales aumentos según los registros de la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad, actualizados a julio.

Los datos oficiales indican que la bolsa de kilo de azúcar blanca acumula un alza interanual del 50,5% (pasó de $ 12,10 a $ 18,21); la botella de litro y medio de aceite de girasol aumentó un 35,8% anual y acumula un alza del 66,2% en sólo 13 meses (pasó de $37,90 a $ 51,46).

En tanto, la leche en polvo aumentó 32,1% en un año (pasó de $ 57,41 a $ 75,84), el queso rallado aumentó 40,5% anual, el café molido rondó el 32,5%; el paquete de sal fina 39,5% y la gruesa 44,1%.

La lista de subas continúa: el dulce de membrillo (30,4%), el dulce de batata (28,9%), el arroz blanco simple (25,6%). En el rubro bebidas, el agua mineral (29,1%), el agua saborizada (27,7%) y las gaseosas de cola (26,5%).

Clarín destaca que las “inversiones estrellas” fueron las bebidas alcohólicas, léase como uno de los productos que más aumentaron con un 46,4% en promedio. En esa góndola, el precio del vino tinto saltó un 80,2%, en momentos que productores sanjuanianos enrolados en la Federación de Viñatero analizan tirar el vino a la ruta como protesta por las importaciones que provienen de Chile.

“Para graficarlo, quien hace un año contaba con $ 1.000 disponibles y los invirtió en comprar dólares logró ampliar su capital a $ 1.200. Pero si los usó para ´stockear´ vino y conservarlo, su ahorro hoy ya asciende a más de $ 1.800”, completa la nota.

Lo cierto es que las cifras muestran el alza de la inflación y su traslado a los precios, un golpe de lleno al bolsillo de los trabajadores pese al relato del Gobierno.