sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

Pepe Mujica habló de los desafíos de la región, de Macri y alertó: “El mundo rico no nos va a regalar la prosperidad”

 

En el marco de los festejos por el Bicentenario de la Declaración de la Independencia, el ex presidente de Uruguay José “Pepe” Mujica, pidió por una mayor integración de la región, aseguró que “nos desarmamos porque siempre preocupados hacia fuera” y opinó sobre la gestión de Mauricio Macri. “El peligro es que se vuelva a incurrir a un feroz endeudamiento que después termina en cosas que ya hemos visto”, alertó.

“Logramos la independencia y formamos muchos países, pero todavía nos falta formar la Nación, que será el día que estemos juntos en una Patria abierta y federal que cubra todo el mapa de nuestra América”, evaluó el ex mandatario uruguayo en diálogo con Rompiendo Moldes (Radio Rebelde 740), del cura Juan Carlos Molina.

Y habló de los pendientes: “Hemos vivido cerca de 200 años de espalda, cada cual mirando su territorio. La construcción del país ha quedado como una quimera de grandes libertadores y muchos intelectuales, pero no ha sido una construcción de masa”.

Todavía no hemos entendido que la verdadera independencia significa fuerza y desarrollo económico. ¿Cómo hacemos para movernos en un mundo que se está agrupando en gigantescas unidades, nosotros pulverizados en un montón de repúblicas?”, se preguntó, al tiempo que señaló que “aún las más grandes llegan tarde y vienen corriendo de atrás”.

Mujica pidió “darnos cuenta que para nosotros la integración es la manera que nuestra patria chica, nuestros países, tengan un alero que los defienda basandonos en el conjunto. Esa es la parte que nos queda”.

Subrayó que en el bloque regional “nos desarmamos porque no priorizamos la interna del continente y estamos siempre preocupados hacia afuera. Necesitamos un desarrollo hacia adentro de nuestra laguna social para arrancar la pobreza, los postergados a lo largo de la historia, la deuda que tenemos con el mundo indígena. Ahí está nuestro gran mercado”.

“Ello implica un cambio cultural que es más difícil que el cambio económico. El cambio cultural es mirarnos hacia nosotros, querernos más entre nosotros, tener una actitud mucho más abierta entre nosotros y partir de la base que el mundo rico no nos va a regalar la prosperidad. La prosperidad la tenemos que arrancar de nuestra tierra, de nuestras piedras y de la necesidad de nuestra gente más sumergida”.

En esta línea, pronosticó que “es una larga batalla política que podrá ser o no ser. Y si no es, enfrentaremos el porvenir débiles, pulverizados y subordinados”.

Consultado por el gobierno de Mauricio Macri, indicó que “está procediendo a un cambio que es contradictorio. Desde el punto de vista de mi patria chica del Uruguay, coyunturalmente es favorable. Desde el punto de vista global, el peligro es que se vuelva a incurrir a un feroz endeudamiento que después termina en cosas que ya hemos visto”.

“Y lo último, hay un precio muy grande que están pagando los sectores más postergados de la sociedad argentina, los más débiles. No se si esa deuda social se podrá compensar después. Mis dudas las tengo”, agregó.

En este sentido, Mujica advirtió sobre los gobiernos pro-mercados. “Donde hay un Estado que no obligue a que la economía reparta, la economía por si sola, aunque crezca, no reparte lo suficiente porque tiende a concentrarse ferozmente. Para mi esta es una lección”.

“Y si observamos la nueva literatura de los organismos internacionales, que hasta ayer nomás estaban preocupados por la pobreza, hoy se empiezan a preocupar por la igualdad. Hay excesivamente ricos y una pobreza que no se supera. Se supera con políticas, y eso le corresponde al Estado. No le pidamos a la economía de mercado que solucione el problema de la enorme diferencia, más bien la acentúa. Hay que tener actitudes activas. Y esto es lo que va abrir los caminos de los gobiernos que vengan en América Latina, hacia un lado o hacia el otro”, concluyó.