domingo 21 de octubre del 2018

   

Ahora

Kicillof: “El único problema de haber vendido futuros es que Macri devaluó 60%”

 

El ex ministro de economía Axel Kicillof aseguró que el juez Claudio Bonadio es un “instrumento” utilizado por el gobierno de Mauricio Macri para “disciplinar a la oposición” con el objetivo de que “nadie se oponga a un nuevo endeudamiento del país”.

“El juez Bonadío es un caso emblemático del partido judicial y es uno de los instrumentos que está utilizando el presidente Mauricio Macri para disciplinar a los políticos”, aseguró Kicillof en declaraciones a Página/12 al referirse a la causa impulsada por el macrismo contra funcionarios del gobierno anterior por la intervención en el mercado de dólares a futuro.

“Bonadio actúa como instrumento de Macri. El objetivo es disciplinar mediante presentaciones judiciales a los que no pueden comprar de cara a la apertura de las sesiones en el Congreso. (El mecanismo es) Si no te puedo comprar, te procesamos”, cuestionó.

Para Kicillof, “Macri busca preparar el terreno para que no haya oposición a volver a endeudar al país en los volúmenes siderales que pretende, que es una cuestión que está ligada a los fondos buitre y tomar unos 20.000 millones de dólares que no irán a la gente”, aseguró.

“Hay que recordar que después de 2001 se emitieron 30.000 millones de dólares para pagarle a 93 por ciento de los acreedores con bonos defolteados. Ahora, para pagarle al 4 por ciento van a emitir 15.000 o 20.000. Pero vamos a seguir denunciando estas cosas”, indicó.

En este marco, el ex ministro remarcó que “Bonadío es uno de los miembros más emblemáticos del partido judicial y es utilizado como instrumento de presión. Fue el que mandó a allanar las oficinas de Río Gallego de Máximo Kirchner en una causa inventada y el que fue desplazado de la causa Hotesur”, recordó al tiempo que aseguró que esas “son provocaciones y no nos van a intimidar”.

Respecto de la operatoria de venta de dólares a futuro, el ex ministro sostuvo que “además de ser legal y común para los principales bancos centrales del mundo, no hubiese generado ningún costo para el Banco Central si el presidente Macri no hubiese devaluado el peso apenas asumió”.

“La colocación estaba acorde con un ajuste del dólar de entre 20 y 30 por ciento como preveía el Presupuesto y en lo que el candidato de nuestro espacio había prometido. Lo que hicimos fue ceñirnos a nuestra política monetaria. Era lo que pensábamos hacer”, señaló el ex funcionario que recordó que “Macri también había dicho en el debate que no iba a devaluar, luego devaluó y ahora nos culpa a nosotros de que vendimos futuros baratos”.

“Este gobierno ya lleva un aumento del dólar del 60 por ciento y el tema es que la devaluación no sólo afectó a los contratos a futuro, sino a todos los bienes y servicios de la Argentina. Ellos devaluaron y nos quieren echar la culpa. Fue una transferencia fenomenal de recursos hacia los sectores concentrados de la economía”, cuestionó.

Finalmente, el diputado aseguró que “sin dudas” la causa que tramita el juez Bonadío “es una denuncia política” y ejemplificó que “los que fueron a declarar son en su mayoría funcionarios del macrismo, como Alfonso Prat-Gay y Lucas Llach”.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter