lunes 25 de marzo del 2019

   

Ahora

La máquina de coser Singer se deja de fabricar en el país y la traerán de China

 

Fueron el símbolo de una época. Pero los cambios culturales y los vaivenes de la economía del país sellaron su destino: luego de poco más de seis décadas, las máquinas de coser Singer dejan de fabricarse en el país y se importarán desde China.

La empresa Macoser, con su planta en San Francisco, Córdoba, era la única del país y del continente que todavía fabricaba máquinas de coser.

Habían comenzado a fabricar las Singer (todo un emblema de los años 60) hace 64 años, pero ya hacía tiempo que la compañía enfrentaba dificultades con este producto: por un lado, el mercado de las máquinas de coser era cada vez más reducido (porque con el cambio cultural son pocas las personas que cosen en sus casas) y, por el otro, no podían competir con las máquinas fabricadas en China.

De hecho, la propia Macoser vendía hace años los tres modelos hechos en el país y muchos más, unos 15, “Made in China”, que importaban como licenciatarios de Singer.

Roberto Macchieraldo, director ejecutivo de Macoser, explicó que eran “la única de de las catorce empresas que había en el país de máquinas de coser”, pero que decidieron dejar de fabricarlas “por una cuestión estratégica”. Por ello, aclaró que la compañía no se fundió ni tampoco despidió empleados porque fueron derivados a la fabricación de otros productos. “Nos reconvertimos y no esperamos que el agua nos llegue al cuello”, dijo a Radio Dos de Rosario.

En rigor, las Singer dejaron de producirse en Argentina el 3 de diciembre pasado, aunque siguen trayendo máquinas de coser de esa marca de China. Macchieraldo detalló que resolvieron reconvertirse porque cada vez vendían menos máquinas de coser. Este año, dijo, vendieron “la misma cantidad de unidades que en 2014”.

El directivo reconoció que en 2018 “vendimos la misma cantidad de unidades (de maquinas Singer) que en 2014”, y eso aceleró la decisión de dejar de fabricarlas.

“Durante 34 años fuimos licenciatarios de Singer en la Argentina. Compartíamos el mercado con máquinas nacionales e importadas. Y hace 20 años empezamos a buscar otro producto, porque la máquina de coser tiene un techo. Comenzamos entonces a fabricar cocinas, que tiene un mercado mucho mayor”. Por ello, aseguró que pese a que ya no harán máquinas de coser, no hubo despidos en la planta cordobesa. “Todo el personal que teníamos en Singer, lo volcamos todo a la fabricación de cocinas”.

“La máquina de coser sigue teniendo mercado en la Argentina, porque genera una fuente de ingresos en las familias, por los trabajos de costuras. Pero es un mercado que no crece, porque una máquina de coser no se cambia nunca, como sucede con heladeras, lavarropas, cocinas”, explicó.

Macoser fabrica unas 160 mil cocinas al año y da trabajo a 220 personas en Córdoba y a otras 50 en Buenos Aires. Producen cocinas con su marca “Florencia” y también para Aurora y Whirpool.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter