martes 20 de febrero del 2018

   

Ahora

 

La “revolución de los aviones” de Dietrich, con mesas y sombrillas para El Palomar

 

Ante el precario estado del aeropuerto de El Palomar y sus instalaciones con pasajeros esperando sentados en el pasto con sus equipajes, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, tuvo la idea de “mejorar” el espacio con mesas, sombrillas y un foodtrack, en el marco de lo que denominó “la revolución de los aviones” por el desembarco de las low cost.

Julian Cook, el CEO de Flybondi -la empresa comenzó a operar en la base militar-, fue el primero hablar de las “comodidades” del lugar con un mensaje en las redes, donde señaló que “el Aeropuerto El Palomar tiene la mejor sala de embarque”.

Lo que describió como la “sala de embarque” es un descampado sin ningún tipo de servicio extra ni protección ante el calor o eventuales lluvias, lejos de las comodidades que se espera de una sala de embarque.

Ante esa situación, un usuario sugirió poner sillas y sombrillas, propuesta que Dietrich aceptó. “Estamos viendo de poner un food truck. Buena idea la de mesas y sombrillas. Lo analizamos”, escribió el funcionario.

La low cost de Cook comenzó con algunos papelones, cuando Flybondi despachó el equipaje por camión en un vuelo de Bariloche a Córdoba, valijas perdidas y demoras. Tampoco pudo concretar el vuelo FO 2710 desde Córdoba y el avión debió volver a la pista por una falla en la aeronave que la empresa buscó minimizar. Otro vuelo de la aerolínea se retrasó ocho horas y otro se canceló, antes de la inauguración de El Palomar.

Pese a que Flybondi cuenta con un único avión, el Gobierno le asignó 85 rutas; 43 son de cabotaje y 42, internacionales.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter