miércoles 13 de diciembre del 2017

   

Ahora

 

La UOM Río Grande da marcha atrás con el acuerdo que congelaba salarios hasta 2020

 

La Unión Obrera Metalúrgica de Río Grande anunció que “no homologará” el acuerdo firmado con la cámara de empresas electrónicas de la isla que congelaba los sueldos de los trabajadores del sector hasta el 2020 a cambio de mantener los puestos de trabajo vigentes actualmente.

En un documento firmado en un congreso de delegados donde se debatió lo acordado en las asambleas realizadas en las fábricas, dejaron expresado que existe actualmente, “un importante rechazo generado el acuerdo oportunamente suscripto y el gran descontento que trasciende incluso los límites de la organización”.

Denunciaron además las “presiones y extorsiones a la que fueron expuestos”.

En este sentido detallaron que “las constantes y permanentes expresiones de funcionarios del gobierno provincial, legisladores, senadores y hasta la propia gobernadora, atacando la UOM y los esfuerzos puestos en la búsqueda de generar alguna posibilidad de defender el mantenimiento de los puestos de trabajo y como consecuencia también a grandes sectores de la población, han afectado sobre manera las bases de cualquier acuerdo”.

“Desde la firma del acuerdo hemos sufrido todo tipo de ataques por parte de la dirigencia empresarial y política, que nos acusó de haber aceptado algo que no era necesario. Ello generó un gran descontento entre los trabajadores y este cambio de postura que hoy damos a conocer”, explicó el secretario adjunto de la UOM, Marcos Linares.

Según el dirigente sindical, “hasta el propio diputado electo de Cambiemos y máximo referente del gobierno nacional en la provincia, Héctor Stefani, nos acusó de firmar un acuerdo salarial que no era necesario. Bueno, así generaron el clima en las fábricas que hoy deriva en esta decisión”.

Además, el representante metalúrgico argumentó que las autoridades nacionales “cambiaron las reglas del acuerdo” cuando “habilitaron hace pocos días las licencias automáticas para la importación de productos electrónicos, algo que “no fue discutido en las negociaciones previas al acuerdo de noviembre”.

El establecimiento de sueldos congelados estaba incluido en el anexo de un acuerdo suscripto el 13 de noviembre pasado por funcionarios del gobierno nacional, el gobierno de Tierra del Fuego, la UOM y la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte).

Entre otras medidas, las partes acordaron ese día una reducción gradual de los impuestos internos para productos electrónicos no fabricados en la Isla, que las autoridades nacionales proponían -inicialmente- eliminar de una sola vez.

El presidente de Afarte, Federico Hellemeyer dijo el rechazo de la UOM al acuerdo firmado, “nos sorprende y nos preocupa”.

“Para nosotros es algo sorpresivo. La homologación del documento es un mero trámite administrativo y corriente. No forma parte de ninguna negociación. Creemos que es algo muy extraño y habría que ver si al no homologarse, el acuerdo pierde vigencia”, sostuvo Hellemeyer en dialogo con Télam.

Consideró que sin el congelamiento salarial al que se había comprometido el gremio, “es imposible cumplir con las metas de competitividad que reclama el gobierno nacional y bajar los precios de los productos finales”.

“Todos los puntos del acuerdo de noviembre son imprescindibles. Desde lo que corresponde a la provincia hasta lo que compete a la Nación, como la erradicación del contrabando de celulares, la mejora de rutas o de la logística y el transporte. Todo es clave porque estamos en una hora muy crítica. O paramos la pelota y generamos productos más baratos, o eso nos saca a todos de la cancha”, graficó el empresario.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter