sábado 31 de octubre del 2020

   

Ahora

Las principales definiciones de Cafiero ante el Congreso

 

El jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, sostuvo hoy que la Argentina vive una “doble crisis” debido, por un lado, a la pandemia de coronavirus que afectó la economía del país y del mundo y, por otro, a las dificultades de la balanza de pagos que se iniciaron durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri, en 2018 y 2019, y llamó a «dejar de lado la ventaja política» de cara al futuro.

«A la crisis de la balanza de pagos que se dio en 2018 y 2019, se sumó la crisis de la pandemia. Es una doble crisis la que estamos viviendo», expresó Cafiero al brindar su segundo informe de gestión ante la Cámara de Senadores.

El ministro agregó que “en el camino, la pandemia a todos nos sacó algo» y «nos empujó al desánimo social y personal».

«No la ayudemos en esta tarea buscando la ventaja política oportunista. Estamos en el camino indicado. Con nuestras disidencias podemos encontrar el camino adecuado para levantarnos, una vez más”, reflexionó.

Cafiero defendió la política implementada por la administración de Alberto Fernández para paliar la grave situación económica; cuestionó la deuda contraída con el Fondo Monetario internacional por 44.000 millones de dólares, y elogió la negociación con los fondos privados de inversión.

El jefe de Gabinete aclaró que el Gobierno no pone «excusas» al referir a «una crisis global, que evidentemente lo es», sino que lo que se está buscando «es que se reconozca» la situación «con la gravedad que corresponde, la envergadura que tiene, el grado de esta crisis por el coronavirus».

Cafiero reiteró que no se busca «echarle la culpa a nadie, sino a poner las cosas en orden y ver cómo podemos salir adelante».

En el marco de este balance cuestionó al gobierno de Macri por haber «abrazado ideológicamente, culturalmente y con una creencia de que ese era el modelo para la Argentina: chico y de exclusión».

Lamentó que el FMI asistiera «a la Argentina en 44 mil millones de dólares para tratar de salvar un modelo de especulación y de financialización de la economía» y destacó que el actual Gobierno nacional llegó para «recuperar a la Argentina».

Al respecto, reseñó que el país «tiene por delante la renegociación con el Fondo», mencionó que «se iniciaron conversaciones», pero asumió que se «necesita recomponer el tejido productivo y el desarrollo de los argentinos».

«Necesitamos crecer para poder pagar. Vamos a negociar de cara a los argentinos y de cara al Congreso», proclamó.

Por otro lado, elogió la negociación del ministro de Economía, Martín Guzmán, ante los fondos privados de inversión que permitió una adhesión del 99 por ciento de los deudores al pago diferido de esa deuda.

«Lo que se consiguió es histórico», aseguró Cafiero y apuntó contra quienes cuestionaban esa negociación.

Asimismo, remarcó que el Gobierno argentino «no reestructuró la deuda para volver a los fracasos que pusieron en peligro la soberanía de la Argentina» y elogió al presidente Alberto Fernández, a quien calificó como «un estadista» que «sabe cuáles son los intereses de la nación en lugar de deponerlos por los vientos de la política internacional».

«Avanzamos con pie firme y negociamos con dureza, pero nunca claudicamos ni en la soberanía ni nos dejamos pisotear la autoestima», aseguró.

Tras afirmar que la deuda adquirida durante el gobierno de Mauricio Macri sirvió «para sostener un modelo que sólo generó más pobreza y exclusión», recordó que «entre 2020 y 2024 la Argentina iba a enfrentar vencimientos por treinta mil millones de dólares».

«El único fracaso que ven los que criticaban la negociación es cada mañana cuando se miran al espejo», remarcó y fustigó duramente a la oposición a la que acusó de “terraplanista” y de manejar un “discurso de odio”.

“La oposición, si no baja los decibeles, si no se aleja del discurso del odio, va camino a convertirse en una ultraderecha antidemocrática y minoritaria”, dijo.

Además, afirmó que “esta suerte de terraplanismo político que están tratando de agitar no lleva a ningún lado”.

“Quieren discutir sobre valores democráticos, libertades, hasta le discuten a la ciencia cuestiones lógica y válidas, comprobadas. No es el camino”, respondió Cafiero luego de ser consultado por la senadora radical de Mendoza, Pamela Verasay, sobre qué opinaba de la oposición.

Sobre la posición argentina frente a Venezuela, indicó: “No vamos a promover ningún golpe de Estado, no vamos a promover la defensa de gobiernos autoasignados como sí sucedió”, y subrayó especialmente que “las decisiones de bloqueo y de intervenciones nunca son el camino, no son el camino ni los bloqueos económicos ni las decisiones unilaterales”.

“La Argentina ratificó la decisión de preservar los derechos humanos en cualquier ámbito, en cualquier gobierno. No hay distancia ni diferencia con lo que se venía haciendo, lo de ayer era un informe que hablaba sobre Venezuela. A nosotros también nos preocupan los derechos humanos en otros países de la región como Colombia y como Bolivia. Incluso nos preocupan los derechos humanos de la comunidad afroamericana en Estados Unidos. La Argentina tiene una conducta en defensa de los derechos humanos en todo el planeta y no la acomoda”, continuó Cafiero.

Insistió además en que “no se ha modificado en nada la posición de nuestro país”.

Después de toda la ronda de preguntas de los senadores oficialistas, Cafiero avisó que respondería algunas consultas pendientes de la oposición. “Voy a hablar del representante ante la OEA porque algunos preguntaron. Estamos conformes con su tarea y no está bajo estudio su funcionamiento ni su cargo”, defendió a Carlos Raimundi, y desmintió un posible pedido de renuncia.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter