jueves 20 de septiembre del 2018

   

Ahora

Lavado de dinero: “Arribas sólo aparece en el expediente por una conexión indirecta”

 

El Gobierno volvió a respaldar Gustavo Arribas, jefe de los espías y amigo íntimo del presidente Mauricio Macri, luego de ser señalado por la Policía de Federal de Brasil como sospechoso de lavado de dinero internacional al haber recibido US$ 850.000 de manera ilegal.

El encargado de salir en su defensa fue Marcos Peña. “Respaldamos plenamente a Gustavo Arribas, es todo raro. Pedimos prudencia para ver más los detalles”, aseguró en conferencia de prensa.

“En el expediente no aparece salvo por una conexión indirecta”, justificó.

El jefe de Gabinete reveló que se puso en contacto con el gobierno de Michel Temer en busca de mayor información, dato que muestra la preocupación de la Casa Rosada por la denuncia de coimas que salpica al titular de la AFI (ex Side),

“Hablamos con el Gobierno de Brasil, que no estaba al tanto de la situación”, indicó el funcionario.

Peña buscó durante la conferencia de prensa minimizar el impacto de la investigación de las autoridades brasileñas y reconoció al pasar que “hay un involucramiento (de Arribas) aparentemente en otro tipo de investigación”.

El jefe de la AFI fue acusado el año pasado por un delator de la Operación Lava Jato de haberse beneficiado con sobornos de la compañía Odebrecht. La causa en la Argentina se cerró en tiempo récord.

Ahora quedó expuesto tras una investigación de la Policía Federal, el Ministerio Público y la Administración Federal de Ingresos Públicos de Brasil. La “Operación Descarte” incluyó 15 allanamientos en San Pablo, Santos, Paulínia, Belo Horizonte y Lamim.

Milton Fornazari, comisario de la Policía Federal en San Pablo, a cargo de los operativos, explicó al diario La Nación cómo se llegó dar con el esquema de lavado de dinero que involucra a Arribas.

“La investigación comenzó como un desdoblamiento de la Operación Lava Jato y por el inicio de una acción fiscal de Administración Federal de Ingresos Públicos (Receita Federal) sobre unas empresas que servían como fachada para cometer ilícitos. En las dos investigaciones se halló a un operador financiero brasileño (Atila Reys Silva), que actuaba en consorcio con otros dos operadores financieros presos en el ámbito de la Lava Jato, Alberto Youssef y Leonardo Meirelles, quienes firmaron acuerdos de delación premiada con la Justicia”, explicó Fornazari.

Y explicó la conexión con Gustavo Arribas: “Se descubrió que en 2013 este operador pidió a Yousseff y a Meirelles que hicieran transferencias desde su cuenta en el banco HSBC de Hong Kong para una cuenta en un banco argentino, en la Argentina, a nombre de Arribas. El origen del dinero estuvo en Brasil. Se trató de una operación fraccionada, fueron 14 transferencias bancarias que suman US$ 850.000; el fraccionamiento es algo de costumbre en ese mercado ilegal de cambio de dinero. Todas las transferencias fueron hechas en un período breve, de unas dos semanas”.

El hombre a cargo de los operativos para desarticular una red de lavado recordó que Arribas “está investigado como destinatario de una parte de los valores de una red de lavado de dinero. Recibió US$ 850.000 que fueron enviados de manera ilegal de Brasil para la Argentina. Lo que queremos saber es por qué recibió esos valores de manera ilegal y cómo se benefició en esa operación”.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter