sábado 22 de septiembre del 2018

   

Ahora

Lejos de la promesa de Macri, las jubilaciones pierden casi 10% en el año

 

“Esta formula le garantiza a los jubilados que nunca más van a perder frente a saltos de inflación”. Con estas palabras el presidente Mauricio Macri defendió la reforma previsiónal que se aprobó en medio de masivas protestas. Sin embargo, las jubilaciones y pensiones ya perdieron un 9,7% de su valor respecto de lo que representaban hace un año.

Lejos de la promesa presidencial, las jubilaciones en los últimos 12 meses tuvieron un incremento del 19,2%, mientras la inflación rondó el 32%, lo que representa un 9,7% menos de poder adquisitivo.

Cerrarán el 2018 con un retroceso de 13 puntos porcentuales, según las estimaciones del informe oficial del Ministerio de Hacienda que estimó una inflación del 42 por ciento para fin de este año.

La pérdida actual del 9,7% representa unos $ 1.400 menos para la jubilación promedio mientras que para los que cobran la jubilación mínima se ubican $ 928 abajo.

“Claro que este resultado no es inesperado, ni producto de una conjugación azarosa de variables macroeconómicas. Surge como producto de la aplicación de la nueva fórmula de movilidad, a partir de Reforma Previsional sancionada a fines del año pasado”, señaló un informe de la Carrera de Economía de la Uinversidad de Avellaneda, que dirige Santiago Fraschina.

El Presidente había asegurado que con su nueva fórmula de movilidad, los jubilados y demás beneficiarios de las prestaciones sociales cobrarían este año entre 4% y 6% por encima de la inflación.

“Claramente creemos en lo que hemos hecho, va a dar estabilidad y va a dar previsibilidad. Nuestros abuelos van a poder estar tranquilos que no va a venir otro golpe de inflación u otro cambio abrupto que les reduzca lo que hoy están cobrando”, prometió Macri parado en conferencia de prensa el 19 de diciembre de 2017.

Y finalizó: “En 2018 los jubilados le van a ganar entre 4 y 6 puntos a la inflación con esta fórmula que tenemos ahora. Asique van a estar mejor de lo que están este año (por 2017)”.

En una medición de poder de compra, los números no son más auspiciosos. La capacidad de adquirir distintos bienes y servicios, se redujo sustancialmente en los últimos dos años y medio. Carne de nalga (-1,6%), leche (-9,6%), pan (-16,7%) y boletos de colectivos (-43,5%), son sólo algunos de los ejemplos de la considerable reducción del poder adquisitivo.

Más aún, el cambio en los parámetros de ajuste jubilatorio no repercute solamente sobre los haberes, sino que también impacta en los ingresos de demás programas de transferencia como la AUH, asignaciones familiares y ciertas pensiones no contributivas que ajustan por la fórmula de movilidad, por lo que su poder de compra también se verá reducido.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter