martes 31 de enero del 2023

   

Ahora

Lo que dejó el histórico festejo con los campeones del mundo

 

Los cinco millones de hinchas que coparon las calles de Buenos Aires fueron saludados desde helicópteros por los jugadores de la selección argentina de fútbol que ganó el Mundial de Qatar, después de que a los futbolistas se les hiciera imposible avanzar por tierra hacia la zona del centro porteño donde los esperaba una enorme demostración de agradecimiento.

Hinchas llegados a la ciudad desde todos los puntos cardinales coparon autopistas, avenidas y calles para ver pasar a los jugadores, que a causa del gentío demoraron más de cuatro en recorrer el trayecto desde el predio de Ezeiza hasta la entrada a la ciudad de Buenos Aires, con el micro que los transportaba avanzando a paso de hombre y los futbolistas cantando, saltando o bailando al ritmo que imponía la multitud.

Cuando se hizo evidente que el paso no iba a ser posible -sumado a un incidente en el que un hincha saltó dentro del micro desde un puente en la Autopista Riccheri y otro cayó al piso tras golpear contra la parte trasera del vehículo-, los jugadores tuvieron que bajar de los micros para abordar helicópteros en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal en el barrio porteño de Villa Lugano.

Las aeronaves pasaron por sobre los puntos de la ciudad en los que se concentraron la mayor cantidad de hinchas (el Obelisco, la avenida 9 de julio desde Corrientes hasta Constitución y la Plaza de Mayo).

Los hinchas, muchos en éxtasis, saludaban hacia el cielo, cantaban y saltaban emocionados con la esperanza de ser vistos o escuchados desde las alturas por Lionel Messi y el resto de los jugadores. TELAM SE 2022.

Los seguidores de Messi y sus compañeros configuraron una gigantesca marea albiceleste y salieron a las calles para saludar a la selección argentina campeona del mundo, en una imponente demostración de agradecimiento que será recodada por décadas en el país.

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires informó a Télam que eran al menos cuatro millones las personas que se movilizaron este martes en distintos puntos como el Obelisco porteño, la avenida 9 de Julio, la autopista 25 de Mayo y Riccheri, la Plaza de Mayo y la zona de Ezeiza, desde salieron los jugadores en esta caravana post mundialista, pero el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, subió esa cifra hasta cinco millones.

Los hinchas con camisetas de la selección nacional y banderas celestes y blancas se concentraron desde la mañana en el Obelisco, en pleno centro porteño, y en las puertas del predio de la AFA, en el partido bonaerense de Ezeiza, para acompañar la caravana de festejos que el equipo Campeón del Mundo realizará por gran parte de la ciudad de Buenos Aires.

El itinerario previsto debió interrumpirse y el primero en anunciar que el micro no llegaría hasta el Obelisco fue el presidente de la AFA, Claudio Tapia.

«No nos dejan llegar a saludar va toda la gente que estaba en el Obelisco, los mismo organismos de seguridad que nos escoltaban no nos permiten avanzar. Mil disculpas en nombre de todos los jugadores campeones. Una pena», escribió.

Fue entonces que la Selección hizo vuelos por sobre distintos puntos de la ciudad y se acercó a la zona del Obelisco y otras zonas céntricas, donde estaba agolpada la mayoría del público, antes de enfilar de regreso hacia el predio de la AFA.

«El helicóptero guía de la Policía Federal Argentina H16 lleva a bordo al Capitán Lionel Messi, Lionel Scaloni y Rodrigo De Paul, quienes llevan la Copa del Mundo. Los mismos harán un sobrevuelo por el Obelisco, zona de Constitución, 9 de Julio, Av. De Mayo, Autopista 25 de Mayo para saludar al pueblo, donde finalmente regresarán al predio de la AFA», informó la fuerza de seguridad.

Por su parte, la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, dijo en Twitter: «Los campeones del mundo están sobrevolando todo el recorrido en helicópteros porque se hizo imposible seguir por tierra ante la explosión de alegría popular».

«Sigamos celebrando en paz y mostrándoles nuestro amor y admiración», cerró.

La Selección campeona del mundo en Qatar 2022 llegó al país a las 2.24 en un vuelo de Aerolíneas Argentinas y fue recibida por una multitud que acompañó el paso del micro que la trasladó desde el aeropuerto hasta el predio de la AFA.

El micro descapotable que transportó inicialmente al plantel de la Selección Nacional, recorrió 12 kilómetros entre el predio de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), de donde partió poco antes de mediodía, y la autopista Riccheri y General Paz, en tres horas y media, a paso de hombre, en medo de una infinidad de personas que saludaban su paso.

Con las calles colmadas desde temprano, el micro salió pasadas las 11.30 desde Ezeiza, donde se encuentra el predio de la AFA y a cada paso lo esperaban miles y miles de personas, mientras los jugadores nunca dejaron de cantar y celebrar.

También sorprendió la proactividad del entrenador, Lionel Scaloni, uno de los más mesurados en toda la campaña mundialista de la Argentina, quien decidió entregarse por completo al calor popular: en varias canciones, el DT hizo punta a la hora de comenzar a entonarlas, en el clima de fiesta que reinaba en la parte delantera del micro descapotable.

Algunos hinchas habían llegado incluso a las 2 de la mañana y cortaron parcialmente la autopista Riccheri, por donde, a lo largo de la jornada, también pasaron micros con hinchas que tocaban bocina, mientras las personas los saludaban con cantos, cumbia, espuma y aplausos.

«Como no sabemos si van a cambiar el recorrido, nos quedamos en la intersección de General Paz y Autopista 25 de Mayo y nos corremos para un lado o para el otro, así los podemos ver un ratito aunque sea, porque en el Obelisco va a haber mucha gente», dijo temprano a Télam Adolfo Contreras de Ciudad Oculta que llegó hasta allí con dos de sus hijos y un nieto.

«Espero que paren un cachito, que los jugadores pasen despacio y saluden, que compartan con la gente que todo el pueblo está en la calle», remató este hincha de Independiente cuyo máximo ídolo es «Dibu» Martínez.

«Dale campeón, dale campeón», gritó la multitud poco antes de las 15.30 cuando el micro con los jugadores de la Selección pasó por Riccheri y General Paz, en el partido bonaerense de La Matanza, después de ocho horas de espera, en las que la gente soportó un calor abrasador que calmó con agua, sombrillas y las camisetas albicelestes en la cabeza.

«No, no, cumplí un sueño, me miró Lautaro Martínez», le dijo Benjamín, de 9 años, a su abuelo Raimundo Tarantino, que lo llevaba a caballito, en medio de un eufórico festejo con personas rompiendo en llanto frente al micro de la Selección, que se abría paso entre la multitud que colmaba la vía que enlaza el aeropuerto de Ezeiza con la General Paz, para llegar a la ciudad de Buenos Aires.

Tarantino, un italiano de 91 años que hace siete décadas vive en la Argentina, llegó de Villa Celina con su nieto para ver a los campeones y elogió el trabajo del DT Lionel Scaloni por «haber armado al equipo», mientras su nieto guardaba para siempre la imagen de Lautaro mostrando la copa del mundo, y «Dibu» Martínez hacía flamear la bandera en alto.

«Era el sueño de mi vida. Estoy emocionada. Mi hija de 18 años está llorando», dijo Mirta Rodríguez, de 67 años, que tenía en brazos a su nieto de siete meses.

Aviones volaron sobre la multitud
En tanto, en el centro porteño, escuadrillas de aviones de la Fuerza Aérea volaron sobre la multitud que aguardaba la llegada de la selección nacional.

Se trató de aviones Pampa IA 63 y Skyhawk A4, provenientes de las bases de Villa Reynolds, San Luis, y Tandil, Buenos Aires.

Pero el traslado en micro hizo imposible llegar al centro porteño y el saludo tuvo que ser por aire, con los helicópteros por encima de la multitud.

Luego del sobrevuelo por el centro porteño, el plantel campeón del mundo aterrizó antes de las 16.30 nuevamente en el predio de la AFA en el partido de Ezeiza, según confirmaron policiales.

Los festejos de la jornada también dejaron daños personales: ocho personas resultaron heridas con diagnóstico de «politraumatismos» producto de los festejos en la Ciudad de Buenos Aires, por lo que fueron trasladados a los hospitales Rivadavia, Fernández y Durand, se informó hoy oficialmente.

Según fuentes del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), los heridos son adultos, todos masculinos y con diagnóstico de «politraumatismos», dijeron a Télam.

Todos los heridos fueron atendidos en el lugar por personal del servicio y siete fueron trasladados a los hospitales Rivadavia, Fernández y Durand, según informaron fuentes oficiales.

También indicaron que los heridos en su totalidad «fueron personas que se cayeron de techos y árboles, pero ninguno reviste gravedad».

[fbcomments]
 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter