lunes 17 de diciembre del 2018

   

Ahora

Macri buscó culpables afuera y dijo que “estamos en emergencia”

 

Tras un fin de semana de tensas reuniones en la Quinta de Olivos, el presidente Mauricio Macri anunció en un mensaje grabado de 25 minutos la reestructuración de su gabinete y las medidas de un ajuste en la economía nacional.

“En estos meses se desataron todas las tormentas juntas, pero no por eso vamos a perder nuestras esperanzas. No podemos vivir por arriba de nuestras posibilidades“, dijo el jefe de Estado.

Señaló que “en todo camino difícil hay avances y retrocesos” y habló de “medidas antipáticas” que tuvo que tomar.

“Es muy positivo que el mundo nos apoyó”, y remarcó que hubo una “euforia que generamos con el cambio”, a partir de desregulación total de la economía.

El Gobierno había anunciado que el Presidente hablaría a las 8.30 y no cumplió. Todo se demoró una hora y generó criticas en las redes sociales por la errónea comunicación.

Macri se tomó un tiempo para hablar de supuestos logros de su Gobierno, entre los que mencionó el ingreso de las aerolíneas low cost. A la vez, culpó al Gobierno anterior y a situaciones “externos” por la actual crisis económica”.

“Quienes nos prestan plata empezaron a dudar. Tomamos medidas que generaron dudas que tenemos que aclarar. Estoy acá haciéndolo”, continuó.

En su repaso de gestión, ponderó el acuerdo con el FMI al que calificó como “histórico”. Repitió que “pasaron cosas” como la caída de la lira turca. “La otra es la del escándalo de los cuadernos, que afecta la imagen del país y genera dudas”.

Macri puso también en la lista de responsables de la crisis a la falta de definición de un Presupuesto 2019, en un intento por culpar a la oposición.

“No podemos seguir gastando más de lo que tenemos”, repitió Macri. “Para cubrir lo que falta, vamos a pedir a los exportadores que su aporte sea mayor”, se limitó a decir.

“Sabemos que es un impuesto malisimo pero les tengo que pedir que entiendan que es una emergencia”, agregó.

Macri continuó con el anuncio de reducción de los ministerios a menos de la mitad. “Decidí compactar mi equipo. Con estos cambios y los avances con el Fondo, empezamos a superar la crisis cuidando a los más vulnerables”, señaló.

A su vez anunció un “refuerzo por dos meses” de la AUH, “reforzar los comedores” y “reforzar los precios cuidados”, una política del gobierno anterior que Cambiemos siempre menospreció.

Llevando sus manos al pecho, Macri buscó evangelizar con un mensaje de esperanza a minutos de la apertura de los mercados.”Sabemos cómo vamos a crecer, estamos cansado con no saber si llegamos o no a fin de mes, miedo con el dólar. Creanme que lo sé. Y que pienso cómo superarlos. Quiero una Argentina segura y previsible, sin atajos”, lanzó.

“El mundo nos dijo que vivimos por arriba de nuestas posibilidades, con demasiado optimismo”, opinó el mandatario.

Luego indicó: “Siento que llegó la hora, siento que estamos maduros”.

Todo el fin de semana en Olivos, Macri recibió a sus ministros, se encontró con la conducción del radicalismo y recibió a su mesa chica que incluyó a Marcos Peña, Jaime Durán Barba, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Tambien fue invitado a la quinta presidencial Carlos Grosso, famoso por el prontuario que lo obligó a renunciar en 2002.

El ex intendente menemista es un consultor “de confianza” del Presidente y asumió un rol fundamental en las deliberaciones que se vienen llevando adelante durante las últimas horas.

El Jefe de Estado lo conoce desde cuando trabajaba para su padre Franco Macri en SOCMA entre 1978 y 1983.

La última vez que habló Macri fue la semana pasada. Fue un mensaje grabado para anunciar un adelanto de desembolsos del FMI, que luego se supo, no estaba cerrado con los directivos del organismo. Horas más tarde, la cotización del dólar tocaba los 40 pesos.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter