domingo 23 de septiembre del 2018

   

Ahora

Macri convocó a Carlos Grosso a Olivos y lo suma a la mesa chica

 

Foto: El Historiador

Ya no se oculta y gana protagonismo en la intimidad del poder. Carlos Grosso, famoso por el prontuario que lo obligó a renunciar en 2002, volvió a la Quinta de Olivos y se sentó en la mesa más chica de Cambiemos, junto al presidente Mauricio Macri, Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

El ex intendente menemista es un consultor “de confianza” del Presidente y asumió un rol fundamental en las deliberaciones que se vienen llevando adelante durante las últimas horas.

El Jefe de Estado lo conoce desde cuando trabajaba para su padre Franco Macri en SOCMA entre 1978 y 1983.

Desde el oficialismo ya nadie se molesta en evitar que su presencia pasara inadvertida. La ultima vez que un Gobierno lo convocó al centro de las decisiones del poder, estalló un cacerolazo en Plaza de Mayo y varios barrios porteños.

“No me llamaron por mi prontuario sino por mi inteligencia”, dijo sobre los cuestionamientos que recibió en 2001 durante la presidencia de Adolfo Rodríguez Saá.

El Presidente lo convocó a Olivos en busca de sus consejos y recetas en medio de un nuevo paquete de ajuste que se comunicará en las próximas horas.

Hasta los medios aliados revelaron su influencia en el Presidente. “Mauricio lo llama cuando las papas queman”, contó a Clarín un viejo amigo de ambos. Una manera de graficar cómo se transformó en uno de sus principales consejeros en el peor momento del Gobierno.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter