domingo 20 de agosto del 2017

   

Ahora

“Más flexibilidad laboral”, la exigencia de las multinacionales en el mini Davos

 

Los CEOS de multinacionales exigen al gobierno de Mauricio Macri más flexibilidad laboral para llevar adelante inversiones en el país, en una vuelta a las políticas laborales de la década del 90. Así lo aseguró el diario El País de España tras destacar que “Argentina tiene los mejores salarios de Latinoamérica y los sindicatos más fuertes, y cualquier cambio ahí es tomado como una declaración de guerra”.

El matutino español puso la lupa en las declaraciones del directivo Bob Dudley, de la empresa petrolera British Petroleum que ahora se rebautizó BP quien pidió “flexibilidad laboral”, porque explicó que “así está la posibilidad de que las empresas tomen decisiones con mayor rapidez”.

“El mensaje quedó claro para el Gobierno, si quieren inversión ´tienen que flexibilizar el mercado laboral´, como resumió Bob Dudley, el consejero delegado de la petrolera británica BP. Dudley, que no ocultó su entusiasmo con Macri, dibujó un escenario dramático de los anteriores 12 años, en los que gobernó el kirchnerismo. Es un mensaje generalizado en todos los participantes en el foro de distintos sectores”, señala el artículo.

“La idea que trasladan es que Argentina vuelve a la ortodoxia y al mundo de los países ´pro business´, como se dice en la jerga, esto es cuyos gobiernos facilitan las inversiones aceptando las reclamaciones de las empresas, que se basan casi siempre en flexibilización laboral y bajada de impuestos”, agrega.

El director de desarrollo de Carrefour, Francis Mauger, también reclamó “más flexibilidad”, y cargó contra el proteccionismo argentino, una política de la administración de Cristina Kirchner que favoreció a industrias y pymes del país.

“Argentina está entrando en una nueva era. Estoy muy impresionado con lo que están haciendo después de 15 años de estar fuera de la financiación internacional. Pero hay que abrir el mercado. El proteccionismo nunca ha sido la solución. Cerrar el mercado no es incentivar a la industria local. La mano de obra Argentina está muy bien preparada, en Carrefour tenemos más argentinos trabajando afuera que franceses en Argentina. Pero hay que disminuir las cargas sociales”, presionó Mauger.

Pidió “acompañar el modelo” del presidente Macri “para tener un país más abierto”. Y dijo que “el mejor período fue en la década del 90”.

También reclamó por una menor carga tributaria. “Los impuestos y las cargas sociales hacen que, en ciertas zonas, nos sea muy difícil competir”, dijo el ejecutivo de Carrefour.

El diario el País señala que “el fantasma de la flexibilización laboral sobrevuela pues la cumbre empresarial” y subraya que “el Gobierno se cuida mucho de lanzar ningún mensaje en ese sentido”.

Diario-El-País

En su análisis indica que “con los sindicatos en máxima alerta, un Parlamento en el que está en minoría y una población que se dividió a la mitad en las elecciones –Macri solo ganó por tres puntos- el presidente no tiene margen ni de lejos para una reforma laboral como la que hizo España o se promueve en otros países de Europa para facilitar el despido“.

Paolo Rocca, CEO de Techint, fue contundente al afirmar que “hay que convencer a los sindicatos para que no peleen por el sueldo de algunos, sino por el empleo de muchos”, en alusión a que es necesario disminuir el poder adquisitivo de los trabajadores.

Miguel Kozuszok, presidente para América Latina de Unilever, evocó con añoranza la época en que en la Argentina regía un marco laboral más flexible. “Éramos muy competitivos en los años 90, pero lo fuimos perdiendo”, indicó.

“Hay un consenso en el Foro porque todos quieren lo mismo, que es el bien para todos los argentinos”, reflexionó.