jueves 29 de junio del 2017

   

Ahora

Máximo Kirchner: “La gente habló ayer, será cuestión de la CGT si lo interpretan o no”

 

El diputado nacional Máximo Kirchner destacó la masividad de la movilización que protagonizaron ayer cientos de miles de trabajadores y trabajadoras en el centro porteño, criticó la soberbia del presidente Mauricio Macri, y sostuvo que “el pueblo trabajador siente que ante cada situación en la que el gobierno debe dirimir a quién proteger, siempre se inclina por los grupos concentrados y en contra la gente”.

En declaraciones a Radio 10, Máximo afirmó que las marchas que tuvieron lugar lunes y martes en la Capital Federal fueron resultado “de un plan económico del Gobierno, planificado con plena conciencia de atravesar sus consecuencias. No creen que les esté saliendo algo mal”.

En este sentido consideró que “había mucha gente suelta que quizás había pedido permiso para faltar al trabajo para poder ir a demostrar su descontento natural en la marcha, no sólo con las políticas en el mundo laboral sino por la suba de tarifas, los peajes, el precio de los alimentos, y también por el maltrato de un gobierno que enseguida pasó de la meritocracia al voluntariado. Todo esto irrita”.

Por otra parte, consultado sobre las demandas que se escucharon frente al palco montado por la CGT, durante los discursos de sus tres secretarios generales, el diputado sostuvo que “nadie que esté sobre una tarima debe enojarse con la interpelación de quienes asisten a un acto, sino tratar de interpretar esos reclamos. Esta es una tradición muy ligada a la historia del peronismo: el bastón en la mochila del que hablaba Perón o como dijo Cristina el 9 de diciembre de 2015, ‘cada uno es un dirigente y debe defender sus derechos'”.

DESDE ARRIBA. Los trabajadores coparon las calles del centro porteño. (Foto: @martinagarbarz)

DESDE ARRIBA. Los trabajadores coparon las calles del centro porteño. (Foto: @martinagarbarz)

Respecto a la no confirmación de una fecha concreta del anunciado paro general, el diputado lo atribuyó a que “no sé si habrá ingenuidad o temor, porque a nadie le gusta que le pase como a Baradel que le pusieron la cara de sus hijos en un programa de televisión. Si tenés 250.000 trabajadores gritándote paro general y no lo convocás, hay algo en el medio que no se comprende o no lo sabemos nosotros. Por ahí es el miedo”.

Ante la acusación de supuestos militantes kirchneristas entre quienes insultaros a los dirigentes cegetistas, Máximo respondió que “macartear es una actitud típica del poder, ahora una cosa es que lo diga Clarín y otra es que uno de los integrantes del triunvirato trate de descargar su culpa sobre esos incidentes. Todos escuchamos que cientos de miles de trabajadores le exigieron la fecha de un paro. Siempre van a la televisión y dicen: la gente dice… bueno, ayer la gente dijo algo“.

“Será responsabilidad de ellos si los interpretan o no, nadie debe enojarse por una interpelación sino que debe asumirla y representarla”, agregó.

Máximo relacionó estas acusaciones con el discurso del presidente Macri del 1 de marzo, “cuando uno pudo ver por primera vez en mucho tiempo a un presidente a los gritos, con un discurso desordenado, cuyo único hilo fue agredir al que pensaba diferente. Lo que ha hecho este Gobierno es querer surfear sobre el odio, apalancado en medios de comunicación para gobernar. Cuando fueron oposición eran muy soberbios y ahora los escuchamos diciendo que son tan falibles”.

“Nosotros hablamos desde una mirada del gobierno anterior que no fue perfecta sino altamente perfectible, y acá hay una falta de visión de lo que necesita la Argentina para desarrollarse”, añadió.

MUÑECOS. El presidente Macri abraza a Prat Gay y a Marcos Peña en la marcha contra el ajuste del Gobierno. (Crédito: @esfotografia)

MUÑECOS. El presidente Macri abraza a Prat Gay y a Marcos Peña en la marcha contra el ajuste del Gobierno.(Crédito: @esfotografia)

En el plano electoral, el dirigente del Frente para la Victoria aseguró que trabaja “constantemente en la vocación de construir mayorías”, y recordó que “Néstor y Cristina vinieron de una provincia muy chiquita, si no hubiesen apostado a construir mayorías jamás podrían haber llegado. Nosotros siempre apostamos a esto, pero a veces las mezquindades de la política dejan mucho que desear”.

“Esta dirigencia debe comprender que el parteaguas en la Argentina no es Cristina sino los intereses de la mayoría de los trabajadores. Si nos ponemos de acuerdo en ese no va a haber problema en construir una unidad, no electoral, sino del modelo de país que tenemos”, afirmó, al tiempo que advirtió que en un contexto como el actual, “lo que van a operar los medios de comunicación en las próximas elecciones es la anti política, y la sociedad tiene que entender que las cosas no van a cambiar por más que esté enojada y piense que son todos iguales, primero porque está demostrado de manera más clara que nunca que hay proyectos muy diferentes de país, y que no alcanza con poner un clemente o un salame en la boleta, sino que hay construir opciones. Eso nos lleva más aún al fracaso”.

Por último, saludó “a todas las mujeres que hoy marchan, porque en particular a mí que vi todo el ataque que hubo contra una mujer como Cristina, me encanta verlas en la calle, libres y lindas haciendo lo que tienen que hacer”.